Uruguay suele liderar en las clasificaciones en cuanto a índices sobre apoyo y calidad de la democracia. Por ejemplo, de acuerdo al Latinobarómetro 2017, 84% de los uruguayos apoya el sistema democrático como la mejor forma de gobierno, lo que es el registro más alto de la región. Sin embargo, nuestro país cae abruptamente cuando se consideran medidas de representatividad política. Las elecciones de 2014 ubicaron a Uruguay en el puesto 96 de 193 países en cantidad de mujeres que integran los parlamentos nacionales.

Como explicación de esto se suele señalar que “a las mujeres no les interesa participar en política”. Parece oportuno preguntarse si hay diferencias significativas de participación entre hombres y mujeres.

El interés por participar

La Encuesta Mundial de Valores indaga sobre el nivel de interés que tienen los ciudadanos sobre la política. En lo que respecta a Uruguay, considerado 2010-2014, aquellas mujeres que señalaron estar “muy interesadas” en la política eran 5,5% de las encuestadas frente a el 9,7% de los hombres. Mientras tanto, 22,5% de las mujeres y 23,3% de los hombres respondieron estar “algo interesados”. En contraste, 47,9% de las mujeres y 39% de los hombres señalaron no estar del todo interesados.

Foto del artículo ''

La participación efectiva

De acuerdo a la publicación “Las mujeres en el parlamento en 2016: perspectiva anual”, realizada por la Unión Interparlamentaria, el promedio mundial de mujeres en los parlamentos aumentó de 22,6% a fines de 2015 a 23,3% a fines de 2016. Diez años atrás, en diciembre de 2006, las mujeres ocupaban 16,8% de los escaños parlamentarios en el mundo.

En el caso de Uruguay, actualmente hay 20 diputadas y 9 senadoras. Esto significa que hay 29 mujeres en 130 bancas parlamentarias, o sea que representan 22,3% del Parlamento. Este porcentaje está por debajo del promedio general de las Américas, en el que la media es que las mujeres representen 28,1% de las bancas parlamentarias.

Foto del artículo ''

¿Qué sucede con otros tipos de participación política? De acuerdo al estudio LAPOP 2014, 7,68% de las mujeres ha participado en una protesta y 92,32% no lo ha hecho. Estos guarismos son prácticamente idénticos en los hombres: 7,39% ha participado y 92,61% no lo ha hecho. El estudio también indaga sobre la participación en movimientos o partidos políticos. En esta parte, las diferencias entre mujeres y hombres tampoco son significativas. Mientras que 91,95% de las mujeres nunca participó en un movimiento o partido político, tampoco lo hizo 89,09% de los hombres.

Foto del artículo ''

¿Qué hay detrás?

Si bien Uruguay estuvo a la vanguardia a nivel latinoamericano y a la altura a nivel mundial en cuanto a la aprobación de la ley que permitía a las mujeres elegir y ser electas, según un estudio realizado por la politóloga Verónica Pérez, esto no se tradujo luego en participación efectiva de las mujeres. ¿Por qué sucedió esto? Su trabajo, titulado “Las mujeres uruguayas y la Representación Política. A 60 años de las Declaraciones Americana y Universal”, considera que uno de los principales factores explicativos para el caso uruguayo tiene que ver con la “demanda” de candidatas, en lo que entran en juego factores culturales e institucionales.

Entre estos últimos se destacan las propias características del sistema político uruguayo. De acuerdo al trabajo de Pérez, la interacción entre los partidos políticos y la “ingeniería electoral” (el sistema electoral, cómo se conforman las listas de candidatos, etcétera) son las variables con más incidencia en la participación femenina en el Parlamento. La autora concluye que los partidos actúan como filtros en la selección de candidatos y candidatas, lo que queda de manifiesto en la distribución de las mujeres en las listas electorales, en las que ocupan los peores lugares.

En definitiva, los bajos niveles de participación efectiva femenina en el ámbito político no tienen que ver con su interés o su preparación para ello, sino más bien con barreras intrínsecas del sistema político, tanto culturales como institucionales.

*Estos artículos se trabajaron en un taller abierto organizado por Cívico y Cotidiano Mujer, llevado a cabo en Facultad de Ciencias Sociales el 13 de julio en el marco de IV Jornadas de Debate Feminista.