Ilustración: Ramiro Alonso

Aló presidente

El sábado de la semana que viene se llevarán a cabo las elecciones del club aurinegro, con cinco candidatos a la presidencia –uno oficialista y cuatro por la oposición– y casi 25.000 socios habilitados para votar. Algo es seguro: el apellido del presidente no será el que se repite desde hace 30 años, en los que el club fue gobernado por José Pedro Damiani y luego por su hijo, Juan Pedro. ¿Garantiza eso que empiece a responder a otros intereses?

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
**La joven promesa** “Estamos convencidos de que se terminaron las instituciones del siglo XX en las que tres personas manejaban todo el club. Hoy las instituciones deportivas son absolutamente profesionales, con presupuestos muy altos; tiene que haber gente capacitada en todas las áreas. Cada día, más en la era de las comunicaciones, comunicar bien es un aspecto fundamental. A nivel de gest...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

La joven promesa

“Estamos convencidos de que se terminaron las instituciones del siglo XX en las que tres personas manejaban todo el club. Hoy las instituciones deportivas son absolutamente profesionales, con presupuestos muy altos; tiene que haber gente capacitada en todas las áreas. Cada día, más en la era de las comunicaciones, comunicar bien es un aspecto fundamental. A nivel de gestión, Peñarol es un club que se quedó en el siglo pasado. Los tres grandes pilares de una institución en este siglo han fallado: el área deportiva, el área económica –con una crisis muy grande– y a nivel de estrategias y peso político, el balance es muy malo. El oficialismo actual no gestionó bien el club”.

Las palabras pertenecen a Ignacio Ruglio, el candidato más joven de estas elecciones aurinegras. Ruglio encabeza la agrupación Sentimiento 1891, con el lema Pasión y Gestión. A Ruglio, que va por su segunda elección –en 2014 se presentó por primera vez– lo acompaña en la vicepresidencia el contador Álvaro Queijo, ex presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay. Sobre las elecciones pasadas, Ruglio considera que fueron históricas para su grupo y que “para muchos fuimos los grandes ganadores de aquella noche”. Para lo que se viene se lo nota confiado, “con grandes posibilidades de agarrar el gobierno del club el sábado 9”.

Una de las frases que se ha escuchado hasta el cansancio durante este año ha sido: “Si se va Damiani, Peñarol no tiene plata”. Sin embargo, Ruglio dice que es no es verdad: “El que produjo el dinero siempre fue don Peñarol. Ningún Damiani ni ninguna otra persona vino a poner plata y a regalarla al club. El que siempre terminó pagando la plata de los Damiani o de cualquiera fue Peñarol. Es una enorme mentira, un mito. Siempre hago la misma pregunta: ¿vos conocés algún club en el mundo que sea manejado por una sola persona? La respuesta es no. Es un mito que nos han vendido para que alguna gente se perpetrara en el poder. El que produce los ingresos es Peñarol: este año, en materia de ingresos de cuota social, en televisión y en la venta de tres jugadores el club produjo 1.300.000 de dólares por mes y juega con equipos todos los fines de semana con presupuestos menores a los 100.000 dólares; es decir, tenemos un presupuesto 13 veces mayor a los equipos con los que competís todos los fines de semana, y durante estos 17 años sólo ganaste cuatro campeonatos. Esta realidad nos lastima a todos”.

El desarrollo social es un factor importante para la gente de esta agrupación. Por ello, recibieron el respaldo de Compromiso y Acción Peñarolense (Compromiso CAP). Su líder, Pablo Sciarra, cuenta que lo que hicieron en estos dos años y medio “fue preparar un proyecto por si algún día nos tocaba estar en el club. Una pata de ese proyecto tiene que ver con lo social, y ahí Alicia Colombo es la pionera. Queremos devolverle al entorno primero y después a toda la sociedad parte de lo que nos brinda. En la zona del Campeón del Siglo tenemos un monstruo de cemento dormido durante toda la semana, y la idea nuestra es que la UTU que está cerca de camino Maldonado pueda usar esas instalaciones en algún momento, que pueda haber un jardín de infantes, una guardería, abrirle las puertas a la gente del entorno para que pueda utilizar las instalaciones entre semana”.

Con bisturí

“Este siglo también será nuestro”, reza el lema de Triunfo Aurinegro (Lista 2017), que tiene al cirujano Julio Trostchansky como candidato a la presidencia, con el también médico Javier Ojeda como vice. Para él, la elección del sábado representa una etapa de transición para Peñarol, ya que ninguno de los candidatos ha sido presidente del club; por lo tanto, todos parten con “las mismas posibilidades”. No obstante, asegura que pese a que otras agrupaciones se presentan como “la opción real de cambio”, la suya es la única que está “descontaminada” de la dirigencia que llevó al club “a las derrotas” y lo hizo atravesar “procesos no del todo claros, como la existencia de dirigentes acreedores y de suspicacias sobre negocios en beneficio propio y no del club”.

“Nos han intentado generar la creencia de que se precisaba una billetera para poder gestionar a Peñarol, pero esa billetera en realidad estaba cada día más llena, porque los intereses de los dirigentes que prestaban dinero muchas veces eran superiores a lo que se podía conseguir en la banca formal”, dice Trostchanksy, y agrega que su agrupación piensa que Peñarol es sustentable y puede tener “ingresos genuinos” por la masa social y los derechos de televisación, “que tienen que mejorar”. “La billetera que hay que tener adentro de Peñarol es la de la transparencia, la honradez y la ética. Con esa billetera cualquier organización moderna tiene asegurado no sólo el presente sino también el futuro”, sentencia el doctor.

“Está claro que los balances no son claros”, dice Trostchanksy, y agrega que a veces “se ocultan a través de empresas que tienen su casa matriz en Panamá”, y que hay deudas “que ni siquiera están registradas en los balances”. Aun así, con su grupo de economistas y contadores estimó que la deuda de Peñarol con la familia Damiani es de cerca de 4.000.000 de dólares. El médico diagnostica que la saldaría al segundo año de su gestión. “Con la plata de Damiani lo único que hemos tenido en estos últimos 17 años fueron derrotas. Eso muestra que el dinero no garantiza el triunfo, sino gestionar de manera correcta”, acota el candidato. Además, dice que la fórmula está en el círculo virtuoso “deporte, empresa y pasión”: triunfos que llevan a mejores ingresos y a mayor pasión de los simpatizantes, aumentando la masa social.

El cirujano ve similitudes entre el Sindicato Médico del Uruguay, que presidió, y el club que aspira a presidir: ambas son “organizaciones con compromiso social” que manejan “presupuestos muy importantes”. “Estamos acostumbrados a negociar con poderosos y a hacer respetar la opinión que tenemos, que es la más beneficiosa para la organización que representamos”, remata.

Un socialista en Peñarol

Marcelo Areco es el candidato del Movimiento 2809; Isaac Alfie lo acompaña en la fórmula. La 2809, bajo el lema Gestión, transparencia y gloria, se presenta por cuarta vez consecutiva en las elecciones de Peñarol como oposición: “Estamos muy acostumbrados a esta instancia”, dice Areco, que agrega que perciben que después de cuatro elecciones –un récord en Peñarol– “esta elección es nuestra”. “Esta va a ser la oportunidad. Durante diez años estuvimos poniendo los temas arriba de la mesa, y hoy esos temas que nosotros pusimos son la agenda política de todos. La falta de apuro que tuvimos para llegar al gobierno del club hoy nos posiciona en una situación privilegiada”. Que Marcelo Areco sea votante del Partido Socialista y se declare frentista es una novedad en la interna del club carbonero, que históricamente estuvo ligado al Partido Colorado. Pero Areco no considera que ese aspecto sea importante: “No cambia absolutamente nada. El dos de mi fórmula es Isaac Alfie, que es colorado. Acá lo que nos convoca es Peñarol; yo soy católico y Alfie es judío. Yo soy del Frente y Alfie es colorado. Desde que estamos en Peñarol nunca hubo una discusión de política o de religión, o de otro tema que no fuera la conducción del club”.

La clave, para el candidato de la 2809, es la compañía de Alfie, ex ministro de Economía y Finanzas en el gobierno de Jorge Batlle: “Va a cambiar la realidad económica del club”. “Él presentó un proyecto a 12 años: en algún momento alguien va a tener que pensar en el club más allá de los dos o tres meses que vienen. Una correcta administración, bajar los gastos, mejorar los ingresos, empezar a regularizar los números del club de manera de poder pedir dinero por vías formales y no a dirigentes prestamistas es el camino que nosotros pensamos recorrer para que el club se empiece a sanear y ordenar; un club equilibrado económicamente es dueño de sus decisiones”, dijo, y agregó que “o tenés un proyecto serio y lo respetás en el tiempo o conseguís un jeque árabe que ponga 200 millones de dólares. No hay más remedio que trabajar juntos, profesionalmente y buscando a la gente apropiada; con el presupuesto que tiene Peñarol muchos equipos han ganado Sudamericana y Libertadores, y con menos también”.

Los viejos valores

“Nuestra filosofía es la tradicional de Peñarol,que hoy, lamentablemente, no está en el club”, dice José Carlos Domínguez, quien hace diez años se alejó de la institución carbonera pero anduvo en la vuelta con distintos cargos desde fines de los 70. Supo ser secretario general en la época del Quinquenio (1993-1997) y mano derecha del contador José Pedro Damiani (hasta fue su partenaire en la histórica audición radial Peñarol Verdad). Para Domínguez, la filosofía que él representa se perdió por varias razones: “Peñarol no debe trabajar para los contratistas”, sino al revés, y el club tampoco puede traer “180 jugadores en diez años”, ya que eso generó un presupuesto “elevadísimo” que obligó a vender juveniles. Además, agrega que hoy el club es “uno más” en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y “debería enfrentar de otra manera a algunos árbitros”.

Domínguez no es muy afecto a hablar sobre los números del club y alega que cuando hay elecciones en Nacional, Danubio, Defensor o Liverpool, “nadie habla del tema económico”. “Se ve que alguien ha creado la psicosis de que el asunto es el dinero, pero de momento no lo es. Peñarol tiene recursos anuales de 17 millones de dólares y hoy tiene muchas buenas billeteras; sin embargo, tenemos gravísimos problemas económico-financieros, así que no debe ser un tema de dinero”, señala Domínguez, y agrega: “¿Por qué cuando uno quiere ser dirigente de Peñarol le preguntan si tiene plata? Peñarol es todo lo contrario, es pueblo, es la gente, y no señores que vienen con dinero”. Confiesa que él no es un hombre que tenga dinero como para gastar en publicidad, pero dentro de su lista (la 6, lema Movimiento Carlos Balsán) sí hay personas que lo podrían hacer, como los arquitectos Vito Atijas y Carlos Mautone; sin embargo, no les dejaron poner “absolutamente nada”, porque “Peñarol no es dinero sino sentimiento”.

“Por la sexta con la 6”, dice uno de los spots. Domínguez también promete otra Libertadores. Para él, la clave es el “trabajo institucional”: “Yo puedo decir que sé lo que son las copas Libertadores, el Quinquenio de Oro, las copas Parmalat, el clásico de 8 contra 11 y el clásico sin golero; todo eso lo viví desde adentro de Peñarol. Nosotros sabemos cómo se hace. Hay que estar adentro y conocer a Peñarol, es fácil hablar sin conocer al club”, sentencia el veterano dirigente.

Domínguez dice que también sabe lo que son las vueltas ciclistas y las Rutas de América ganadas con el equipo carbonero por Federico Moreira y también los campeonatos federales de básquetbol, dos deportes que, a su juicio, deberían volver, porque Peñarol es un club atlético. “Y digo más, también quiero volver al motociclismo”, confiesa.

Línea de crédito

“En la campaña electoral se marca la tónica de lo que va a ser un presidente y hemos optado por el camino de no atacar a ningún presidenciable ni grupo político, sino de tratar de marcar cuáles son las cosas que hicimos en el club en estos nueve años”, dice el abogado Jorge Barrera, actual integrante de la Comisión Directiva de Peñarol –es delegado ante la AUF–, que lidera la lista 9 (lema Un equipo de primera) y tiene a Rodolfo Catino como candidato a la vicepresidencia. Para Barrera, los logros que se han conseguido desde adentro del club en los últimos nueve años son institucionales. Destaca, sobre todo, “el sueño de la casa propia”, refiriéndose, claro está, a la construcción del estadio Campeón del Siglo.

“En segundo lugar, está la modernización de la gestión del club. En 2009 teníamos 6.500 socios –y ahora hay 100.000–. Además, la gestión se ha modernizado: el club tiene una profesionalización en la gestión que ha sido objeto de análisis y premiaciones, no sólo en Uruguay sino también en el exterior”, afirma Barrera, y subraya la “revolución” que se hizo en las divisiones formativas. Pone como ejemplo que Peñarol es el “único cuadro de América” que en un mismo año tuvo dos jugadores formados en el club en la plantilla de Real Madrid y de Barcelona (Federico Valverde y Santiago Bueno).

El abogado también destacó la remodelación del Complejo Deportivo Washington Cataldi: “Cuando vino Diego Forlán, lo primero que nos dijo fue que Los Aromos no tenía nada que envidiarle a muchas concentraciones en Europa. Por lo tanto, en materia de calidad institucional el club ha dado un salto importante, pero en lo deportivo no hemos tenido el mismo crecimiento; eso debemos reconocerlo y sobre eso debemos trabajar”.

Barrera subrayó que la elección será histórica, porque, salvo un período de dos años (1985-1986) en el que el presidente de los mirasoles fue Carlos Lecueder, esta será la primera vez en 60 años “que no habrá un apellido ilustre” dirigiendo la institución –ni un Güelfi, ni un Cataldi ni un Damiani–. “Hoy el club vive una situación de desfasaje financiero y evidentemente hay que tener línea de crédito para hacer frente a la inmediatez. Nosotros tenemos línea de crédito para poder hacer el salto entre el desfasaje financiero y el proyecto que todos queremos, que es la autosustentabilidad”, afirma Barrera, que además confirma que el club tiene una deuda con la familia Damiani, pero aclara que Juan Pedro “es un acreedor paciente”.

Son pocas

En tiempos de inclusión y políticas de género pocas son las mujeres que aparecen en los primeros lugares de las listas en todos los sectores políticos que se presentan a estas elecciones en Peñarol. Basta con repasar las listas y notar que su momento en el club todavía no ha llegado. Pero hay excepciones (entre los suplentes), como en Sentimiento 1891, en la que se destacan las presencias de Patricia López –número 9 de la lista–, Eliana Pintos, Tania Risso y Mayte López y Alicia Colombo. “Desde el punto de vista personal, no he tenido problemas. En el grupo al que pertenezco jamás nos separamos por género, sino por capacidad y por trabajo. Desde adentro nunca tuve una cuestión de discriminación o desvalorización de género. Estuve en la directiva y en la asamblea representativa. Las diferencias se dan más que nada desde el punto de vista político. No es fácil, pero a veces se lo supone más difícil desde afuera”, dice Gladys Ruglio, integrante del movimiento 2809 –en el número 8 de la lista– y la primera mujer en participar en una directiva en la historia del club.
Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
**La joven promesa** “Estamos convencidos de que se terminaron las instituciones del siglo XX en las que tres personas manejaban todo el club. Hoy las instituciones deportivas son absolutamente profesionales, con presupuestos muy altos; tiene que haber gente capacitada en todas las áreas. Cada día, más en la era de las comunicaciones, comunicar bien es un aspecto fundamental. A nivel de gest...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir