No se extraña el olor a carne a las brasas, porque tampoco ahí falta, pero es natural que el fenómeno de las ferias gastronómicas incremente la variedad de ingredientes y de su combinación para nada azarosa. Que luego el paseante vaya como si nada de un plato cuasi tailandés a uno mediterráneo es asunto de elecciones. Porque entre los foodtrucks, esa versión retro o sofisticada del carrito, los productores y los chefs, este fin de semana, ofrecerán en el festival DeGusto, en Carrasco, más de 60 opciones en toda la extensión del Parque Grauert (con entrada por Arocena, entre Lieja y Couture), o lo que algunas décadas atrás se identificaba como “la plaza de la Conaprole”, con su pista de patinaje redonda.

Hoy y mañana, con entrada libre, y con platos a precios que no sobrepasan los $ 250, según adelanta la organización, se puede, además de comer rico y diferente instalado en las mesas de la zona Comedor o en las superficies previstas para picnic, atender las charlas (son a las 14.00 y a las 15.00), la música en vivo, e irse capaz que con algún artilugio de cocina nuevo o un ingrediente a descubrir adquiridos en el sector Mercado. El festival va hoy desde el mediodía hasta las 22.00 y el domingo hasta las 18.00.

Aparte de la profusión de puestos de esta edición, los responsables resaltan la implementación de un sistema de reciclaje de los plásticos utilizados. Otros puntos destacables: así como hay vinos de alta gama por copa y café de origen, se contempló un espacio y una agenda enfocados en el público infantil y un área específica para bicis.

Algunas tentaciones por las que hacer cola: