Nacido como un emprendimiento familiar en diciembre de 1995, el club de jazz y restaurante Medio y Medio co menzó siendo un parador gastronómico que rápidamente fue dándole espacio a la música en vivo. “Inicialmente era un producto gastronómico básico que habíamos abierto con mis hermanas para generar un ingreso en el verano y así poder estudiar sin tener que tra bajar en invierno”, comenta Leandro Quiroga, el productor del festival que fue nutriendo su programación desde entonces. “A los pocos días puse un primer concierto y mi madre cocinó un primer plato especial para la no che. Como la idea empezó a gustar comenzamos a programar noches que mezclaban música y gastronomía”.

Según Quiroga, “el concepto fundamental” de Medio y Medio es que la música y la gastronomía sean coprotagonistas. “Ambas tienen una idea similar: son productos de mucha calidad, pero ofrecidos de una manera descontracturada”, afirma. Por eso, si bien el menú es de primera calidad, se busca que el estilo sea más parecido a de una cantina. En cuanto a la música el objetivo es crear un ambiente íntimo y relajado con artistas que generalmente se presentan en salas con una capacidad de público mayor.

Actualmente, el predio de Medio y Medio cuenta con dos escenarios donde se intercalan las diferentes propuestas. El escenario Fattoruso es una sala pequeña con 94 localidades que fue inaugurada hace 18 años y que está dedicada a los hermanos Hugo y Osvaldo; el escenario Parque es un anfiteatro de madera a cielo abierto, con capacidad para 300 personas, que fue inaugurado hace diez años con un show del argentino Luis Alberto Spinetta en formato cuarteto.

Con el foco puesto en la variedad de géneros, el festival Medio y Medio ofrece más de 30 conciertos en 60 días. “Queremos que la gente se dé cuenta de que en todas los géneros hay propuestas de alta calidad. Por eso, estamos todo el tiempo variando de estilos, formaciones y tímbricas; nunca vas a ver tres conciertos de guitarra seguidos”, asegura Quiroga. Esta idea se visualiza en la grilla: hasta finales de febrero, el festival presenta rock (Skay Beilinson, Gustavo Cordera y el Cuarteto de Nos), música popular brasileña (Chico César y María Gadú), pop (Bahiano, Coti Sorokin y Fabiana Cantilo), tango (Adriana Varela, Francis Andreu y Elena Roger + Escalandrum), fusión (Dani Black, Luis Salinas y Yamandú Costa) y murga (Agarrate Catalina).

Hay cierta lógica en todo esto. Quiroga organizó los ciclos Mini Fest Espíritu Ecléctico, Brasil Virtuoso, Serie Compositores y Mini Fest Carnaval, que sirven “para armar mapas musicales” y darle un concepto a cada fin de semana de espectáculos. “Buscamos unir a dos artistas para que toquen juntos, como los brasileños María Gadú y Chico César o, en el caso de que no compartan escenario, que al menos los artistas compartan el fin de semana”, comenta.

Por otra parte, Medio y Medio se encuentra en una campaña por gener la inclusión de otras disciplinas. Por eso, en 2016 se adosó el cine, al ser anfitrión del festival de Cine Domental de Punta Ballena, donde proyectaron películas con temáticas musicales. Para el año que viene, Quiroga está planeando programar piezas teatrales que de algún modo también estén relacionadas al espíritu del festival. “Ya hemos metido obras de teatro con música, como Murga Madre, de Pitufo Lombardo y Pinocho Routin, y El territorio del poder, del argentino Leonardo Sbaraglia; ojalá el año que viene podamos armar un ciclo centrado en eso”.

Temporada 2018

Para inaugurar la grilla de este año, el 28 de diciembre el HA Dúo, formado por Hugo Fattoruso junto con la percusionista Albana Barrocas, se presentó en el escenario que lleva el apellido del pianista. “Todos los años, antes de que el festival empiece, le damos el escenario a Hugo para que presente lo que quiera. Es una especie de bautismo de lujo que nos damos”, comenta Quiroga sobre la serie de conciertos denominada La previa de la familia Fattoruso.

El martes pasado comenzó el cicio Rockeo y Julieta, un espectáculo que se reeditará cada semana, con la cantante Julieta Rada y el tecladista argentino Fabián :Zorrito_ Von Quinero –que tocó con Soda Stereo, Los Ratones Paranoicos y Andrés Calamaro, y que es miembro de la banda de Charly García–.

El jueves, el guitarrista español Sergio Ruibal –cuya obra mezcla flamenco, jazz y música sefaradí– abrió la participación de España, que este año es el país invitado. En este marco, el 17 de enero también llega el cantautor Albert Plá, mientras que el 16 y 17 de febrero se presenta Kiko Veneno –quien en 2014 grabó un excelente disco con Martín Buscaglia, titulado El pimiento indomable–.

Hoy y mañana, los brasileños Chico César y María Gadú –referentes de la música popular de su país– se unen en un recital que prepararon especialmente para este festival. “Ambos vinieron a Medio y Medio más de una vez, así que les propusimos tocar juntos y se quedaron re felices. Va a ser un show muy compartido aunque los dos sean de géneros y generaciones diferentes. Creo que va a ser uno de los grandes momentos”, asegura el productor.

Luego de la presentación de la cantante Francis Andreu este miércoles, el viernes 12 comienza el Mini Fest Espíritu Ecléctico, que se desarrolla hasta el domingo 14 y que incluye a Gustavo Cordera, Agarrate Catalina y Skay Beilinson. Más adelante, comienza la serie Brasil Virtuoso. Con dos presentaciones, el viernes 19 y sábado 20, Yamandú Costa llega a Punta Ballena con su guitarra de siete cuerdas para interpretar temas en clave de samba, bossa, choro, milonga y tango; mientras que el domingo 21, Dani Black presenta un cambio estilístico con un espectáculo centrado en el rock, funk y reggae, en el que su gran capacidad vocal es la protagonista.

A partir del jueves 25, y hasta el domingo 28, se desarrolla la Serie Compositores con dos presentaciones de Bahiano –el ex líder de la banda de reggae argentina Pericos– y dos de Coti Sorokin –autor de hits como “Color esperanza”, de Diego Torres, “Antes que ver el sol” y “Nada fue un error”–. Con este pequeño ciclo, Quiroga asegura que busca “levantar géneros que en general están mal vistos, como es el caso del pop”. Siguiendo con esta línea, para el año que viene tiene pensado incluir propuestas de cumbia. “Hay cosas en el género que tienen muchísimo valor, tanto desde lo artístico como desde lo social”, afirma, y utiliza el ejemplo de la argentina Miss Bolivia, que mezcla el ritmo bailable con mensajes de concientización política y social.

Tras tres fechas de la cantante y actriz argentina Elena Roger junto al grupo Escalandrum –el sexteto que mezcla jazz y tango, y que incluye en su formación al baterista Daniel Pipi Piazzolla, nieto de Ástor–, a partir del 10 de febrero comienza el Mini Fest Carnaval, que se desarrolla hasta el martes 13. Allí se presentán El Cuarteto de Nos, la cantante de tango Adriana Varela y su colega más pop Fabiana Cantilo –que recientemente publicó Proyecto 33, un disco doble en vivo junto con un DVD en el que recorre sus 33 años de actividad–. Finalmente, el guitarrista argentino Luis Salinas –asiduo visitante de Portezuelo– cierra el festival con dos noches el 23 y el 24 de febrero, con un repertorio que incluye folclore, jazz, rock, flamenco, bossa y blues.

Programación de esta semana:

Todos los conciertos en Medio y Medio (ubicado en Punta Ballena sobre Av. Del Parador Viejo y Brisas del Mar) comienzan a las 22.30 y las entradas se pueden conseguir por RedUts. - Hoy es la segunda fecha del dúo formado por los brasileños María Gadú y Chico César en el escenario Fattoruso. Las entradas cuestan 1.780 pesos. - El martes está la segunda edición de la jam _Rockeo y Julieta_, a cargo de Julieta Rada y el argentino Fabián _Zorrito_ Von Quintiero. Las entradas están a 680 pesos y se presentan en el escenario Fattoruso. - El miércoles se presentará la tanguera Francis Andreu en el escenario Fattoruso con entradas a 1.080 pesos. - El viernes llega el argentino Gustavo Cordera al escenario Parque acompañado de La Caravana Mágica, su banda soporte. Las entradas van desde 980 a 1.380 pesos.