La actriz, directora y dramaturga Angie Oña, alma mater de la Escuela de Emociones Escénicas, estrena Ser humana, en memoria de la analista rusa Sabina Spielrein (1885-1942), rescatando palabras de su diario, su correspondencia y su teoría. La aproximación a esta figura, que considera postergada, se da a través de varios procedimientos, según adelantó: “Es una pieza particular. Acercarse a lo onírico, al sueño, a la intensidad emocional o a la locura, en contraste con la claridad consciente que Sabina desarrolló, a nivel escénico demanda la conjunción de muchos lenguajes. Desde el naturalismo que de pronto se hace presente, hasta lo más simbólico y hasta ritual que aparece. Los pasajes de un estado a otro son abruptos. Las transiciones son poéticas, no lineales. Se va del pasado al presente. Se da una comunicación directa con los espectadores que por momentos quiebra a una cuarta pared. Se narra y se vive. Con intermitencia. El lenguaje físico a veces linda con la danza, el habla con el canto”.

Para la mayoría, el mero nombre de Sabina Spielrein no revelará mucho, a menos que se tengan presentes películas como Un método peligroso, de David Cronenberg, que retrataba sus tortuosas relaciones familiares, la presión de una educación estricta, la crisis que la llevó a tratarse con Carl Jung, de quien sería amante y alumna, y el desarrollo de una carrera en la que plasmó ideas que aportaron a las obras tanto de Jung como de Sigmund Freud.

El énfasis de esta obra está puesto en su teoría de la pulsión de muerte, especialmente en su trabajo La destrucción como causa del devenir, si bien para la dramaturgia general Oña se basó sobre todo en tres ensayos: Contribución al conocimiento del alma infantil, Acerca del contenido psicológico de un caso de esquizofrenia y La destrucción como causa del devenir. “Hasta ahí llegué. Quedará para otra obra, u otras cuantas, el resto, que es verdaderamente un montón”, admite. Este potente material forma parte del asesoramiento profesional que la dramaturga recibió de la psicóloga Renata Udler Crombreg. En cambio, dice que las producciones audiovisuales que revisó (con excepción de lo documental), así como muchas de las lecturas que hizo durante los dos años de investigación sobre el tema, no profundizan en la potencia de sus aportes teóricos ni en la influencia que tuvo. “En 1977, en el subsuelo de un edificio que antes había sido sede de una institución psicológica, se encontró un baúl repleto de papeles muy valiosos: cartas entre Sabina, Jung y Freud, y algunos de sus diarios personales”, cuenta Oña. “Ella tenía la curiosa costumbre de copiar todas las cartas que enviaba, o de pedirles a los destinatarios que se la enviaran de vuelta. Era más bien algo para ella, para llevar mejor el desarrollo de sus ideas, pero me late una duda... ¿no será que en el fondo tenía la esperanza de que en algún momento alguien las encontrase?”.

Oña observó cómo esos escritos revelan no sólo aspectos significativos de sus teorías sino que allí se puede ver con bastante claridad cómo fue que sucedió todo entre estos personajes clave. “Pero hay algo bastante penoso”, señala la actriz, “una vez que sale esta historia a la luz, 35 años después de su muerte, parece que genera algo fuerte a nivel colectivo que haya sido amante de Jung, como una suerte de chusmerío histórico, que opaca la dimensión de sus aportes a los campos de la psicología y la psiquiatría. El hecho de que haya atravesado la locura también la deja, lamentablemente, muchas veces, estigmatizada. Como si no pudiera alguien salir de esa cruel etiqueta”.

En el camino de restituirle la voz a esta pionera, y con el apoyo de Cofonte, Oña fue guiada por Freddy González, con quien dice haber crecido juntos en el proceso: “Es un gran director, muy sensible y acertado, y me impulsó desde el vamos a no dejarme rendir nunca. El trabajo fue un viaje tremendo”.

Ser humana. Dramaturgia y actuación: Angie Oña. Dirección: Freddy González. Intervención musical y diseño sonoro: Pablo Bonilla. Estreno: 16 de febrero en Tractatus (Ituzaingó 1583 entre Piedras y Rambla 25 de Agosto). Seis únicas funciones los viernes y sábados de febrero a las 21.00 y los domingos a las 20.00. Localidades: $ 300. Reservas a 097040924 o a tractatus.tecnica@gmail.com.