Los tres nuevos directores de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) asumieron ayer en una ceremonia protocolar que se hizo en el salón de actos del organismo, que estaba repleto. Marcos Carámbula, presidente del directorio, Marlene Sica, vicepresidenta, y Julio Martínez, vocal, se sentaron al frente, junto con el titular del Ministerio de Salud Pública (MSP), Jorge Basso. El público estaba conformado por funcionarios de ASSE y del MSP, legisladores, integrantes de la Facultad de Medicina, de sociedades científicas, entre otros. Estaba también Pablo Cabrera, miembro del directorio de ASSE en representación de los trabajadores, cuyo cargo está en suspenso hasta que el Parlamento vote la venia que envió el Poder Ejecutivo para designarlo; no concurrió Natalia Pereyra, directora en representación de los usuarios que también espera por la aprobación de su cargo. En diálogo con la diaria, Pereyra comentó que no concurrió porque, si bien ella fue invitada personalmente –en una reunión que tuvo el jueves con el nuevo directorio– “la invitación no llegó formalmente a los movimientos [de usuarios] y me pareció no era correcto asistir”.

En el acto hablaron Carámbula, Sica y Basso. Los tres destacaron que esta nueva etapa no arranca “de cero”, sino del acumulado de estos diez años de iniciada la reforma sanitaria y de ASSE como servicio descentralizado. “No estamos improvisando, estamos designando un potente equipo de conducción”, dijo el ministro; subrayó que "hay un plan estratégico" y que "la organización sabe a dónde va". Basso señaló que el nuevo directorio tendrá que tomar decisiones institucionales explícitas, disminuir “al máximo el nivel de incertidumbre” y conducir la institución “en medio de muchas tormentas y circunstancias complejas, sin perder el rumbo”. Agregó que ASSE deberá motivar a todos sus funcionarios y estimular el buen desempeño para lograr metas planificadas. Al igual que Carámbula y Sica, señaló la importancia de lograr la complementación de servicios con los otros prestadores del Sistema Nacional Integrado de Salud, y mejorar los sistemas de información.

En medio del funcionamiento de una comisión investigadora parlamentaria que estudia irregularidades cometidas en el organismo desde 2008 a la fecha, tanto Carámbula como Sica hicieron énfasis en la necesidad de llevar una gestión transparente y tener un mejor contralor administrativo, con auditorías y “un fuerte monitoreo del gasto”, detalló Sica. Hablaron de “corregir lo que haya que corregir”, y subrayaron la necesidad de hacer un rediseño institucional de ASSE, con base en la regionalización. Sica habló de “fortalecer la conducción política y ejecutiva” y de profesionalizar los cuadros de conducción. Luego, en diálogo con la prensa, Carámbula comentó que tanto las direcciones de hospitales como los regionales serán cargos a los que se accederá por concurso, para lo que se considerarán los méritos y el proyecto de gestión que presenten quienes se postulen; la decisión involucra a los actuales jerarcas, aunque aclaró que la idea es hacer estos cambios de manera progresiva. Descartó que la regionalización implique mayor burocratización y un incremento de cargos; dijo que, básicamente, se hará una delegación de responsabilidades en los cargos que ya están creados (que deberán concursar). Carámbula y Sica se comprometieron a trabajar para mejorar los procesos asistenciales y reorganizar cada región con un concepto sanitario para brindar cobertura efectiva. Mencionó que para ello tendrá que haber un presupuesto acorde; indicó, además, la necesidad de “priorizar las condiciones laborales y salariales del personal asistencial”, de “crear vínculos estables” que puedan acceder a una carrera funcional, e “incentivos variados”.

Carámbula anunció que se propone construir confianza de los usuarios en los hospitales y policlínicas de ASSE y en los trabajadores; se comprometió a forjar un vínculo de cercanía con los usuarios y dijo que apuesta a crear “una cultura institucional de permanencia” y de identidad entre los funcionarios. Lamentó que todavía no hayan podido asumir los directores sociales, pero anunció que trabajará con ellos en forma conjunta. En eso de construir confianza, comentó que no quiere centrarse en “desmentir una y otra vez afirmaciones que duelen”; aludió así, sin explicitarlo, a la difusión de la noticia de que la ex presidenta–Susana Muñiz– asumiría un cargo de jerarquía en ASSE, anunciada el jueves por Búsqueda y desmentida horas después por el organismo.

Consultado por la prensa sobre la remoción del todavía gerente general, Richard Millán, respondió que es potestad del directorio designar un gerente que genere “la capacidad de poder trabajar en equipo”. En lugar de Millán, asumirá Alarico Rodríguez, actual codirector técnico del Fondo Nacional de Recursos. Durante todo marzo la gerencia general atravesará un proceso de transición; luego Millán volverá a su cargo de funcionario en la Intendencia de Montevideo.