Tucumán en Tres Cruces

La Campeona, un delivery de empanadas artesanales.

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Javier Vaz Martins empezó a entender que algo fuerte pasaba con las empanadas tucumanas cuando la familia de su mujer, oriunda de esa provincia argentina, llegó a trasladar aquellos manjares desde el origen con hielo seco en el baúl del auto. “Veía que acá no comían empanadas, y aunque yo no era un gran fanático, me parecía exagerado, hasta que fui a Tucumán y las probé”, cuenta. Entonces empez...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

Javier Vaz Martins empezó a entender que algo fuerte pasaba con las empanadas tucumanas cuando la familia de su mujer, oriunda de esa provincia argentina, llegó a trasladar aquellos manjares desde el origen con hielo seco en el baúl del auto. “Veía que acá no comían empanadas, y aunque yo no era un gran fanático, me parecía exagerado, hasta que fui a Tucumán y las probé”, cuenta. Entonces empezaron a replicarlas, a hacer para los amigos, a buscarle la vuelta a un producto tantas veces desmerecido. Vaz Martins es músico (ex Astroboy) y diseñador gráfico; su mujer, Florencia Correa, es arquitecta, aunque ya había demostrado tener mano para la cocina. No apelaron a ninguna receta heredada: el secreto fue ponerse a hacer con dedicación y buenos ingredientes. La masa casera, el repulgue a mano, un relleno húmedo y contundente, condimentado, por ejemplo, con comino, y el aderezo algo picante que llega para acompañar colaboran para dejar satisfecha a la clientela. Vaz Martins dice que les insume cerca de dos días lograr esa calidad.

En Tucumán es tal la tradición que se hace un campeonato anual de empanadas; así que, convencida de no tener rival, la pareja asumió el nombre La Campeona. Ahora, una silueta casi a escala de Palito Ortega recibe a los compradores en el local de Tres Cruces donde despachan seis sabores: carne cortada a cuchillo, árabe (similar al lehmeyún pero con menta en lugar de perejil), humita, pollo, queso y verdeo, y espinaca, ricota y parmesano. Las tres primeras son típicas del norte argentino, incluyendo la de humita, que nada se parece a la que cunde en la vuelta sino que recrea el plato propio de aquella geografía, que comúnmente se consume en chala. Con el resto de los gustos se propusieron innovar, y probablemente pronto extiendan la carta con sabores que rotarán mensualmente. “Vamos más por la variedad que por la cantidad”, insisten.

El negocio arrancó con las congeladas, que reparten toda la semana a cualquier parte de Montevideo, pero alguna gente no quería ni prender el horno, así que en octubre del año pasado, a pedido del público, empezaron con el delivery y en este momento están en plena expansión. En breve van a sumar bebidas, y aunque se pusieron un límite máximo de ocho variedades de empanadas, puede que hagan partidas especiales, incluso de dulces, asesorados por reposteros amigos.

Para pedir: Delivery de jueves a domingos desde las 20.00 a la medianoche al 24006489 o por Pedidosya. Hay promoción por docena a $ 700. Reparto de congeladas toda la semana (mínimo una docena, sale $ 660, cada sabor viene en paquetes de seis) por el 092860702. Su web es www.lacampeona.uy.

Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Javier Vaz Martins empezó a entender que algo fuerte pasaba con las empanadas tucumanas cuando la familia de su mujer, oriunda de esa provincia argentina, llegó a trasladar aquellos manjares desde el origen con hielo seco en el baúl del auto. “Veía que acá no comían empanadas, y aunque yo no era un gran fanático, me parecía exagerado, hasta que fui a Tucumán y las probé”, cuenta. Entonces empez...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir