Nació en 2001, en la Plaza Próspero Molina, en la ciudad de Cosquín, en el oeste de la provincia de Córdoba, Argentina, con Los Piojos, Divididos, Las Pelotas y Bersuit Vergarabat. Poco a poco, el Cosquín Rock se convirtió en el festival por excelencia del país vecino a la hora de hablar de rock, al punto de que empezó a atraer bandas internacionales (en la edición de 2018 tocaron, por ejemplo, The Offspring, de California, y La Vela Puerca, de acá a la vuelta).

Así las cosas, en un caso atípico de Mahoma yendo a la montaña y viceversa, el festival también visitó otros países. Por ejemplo, a México, Paraguay y Chile. En 2018 el evento aterrizó por primera vez en Uruguay, y, dado el éxito de esa edición, este fin de semana se repite el plato.

La primera edición charrúa había sido en el centro de espectáculos Landia; en esta oportunidad tendrá lugar en el corazón del Parque Roosevelt, más hacia el norte, donde se hace el ruedo de La Criolla, y habrá dos escenarios.

Álvaro "Apagón" Albino, de Congo. Foto: Santiago Mazzarovich, adhocFOTOS.
Álvaro "Apagón" Albino, de Congo. Foto: Santiago Mazzarovich, adhocFOTOS.

Según explica Camilo Sequeira, uno de los organizadores del festival, se hace allí, rodeado de verde, porque se busca el mismo espíritu del evento original, ya que en Córdoba se suele hacer en una zona con mucho pasto y naturaleza. “Es cerca de la ciudad pero no adentro, y además tenemos un apoyo muy importante de la Intendencia de Canelones, que en el momento en que le presentamos la idea, el año pasado, enseguida se alineó con nosotros para poder llevarla a cabo”, agrega.

Así como el Cosquín Rock no se hace en esa ciudad de Córdoba, tampoco se toma literalmente ni de forma ortodoxa lo de “rock”, por eso en la grilla figuran, por ejemplo, artistas de murga como Agarrate Catalina (mañana a las 16:00 en el escenario Norte) y la rapera Eli Almic & DJ RC (hoy a las 17.40, también en el escenario Norte). Sequeira explica que para armar la grilla la organización se basó en la “amplitud de criterios estéticos”. “Por más que el nombre del festival tenga la palabra ‘rock’, es un evento que tiene 20 años y que sin duda se ha aggiornado. En realidad, es un festival de música en el que se manifiestan distintas experiencias: se encuentra buena gastronomía, lugares para pasar el día y además distintos géneros musicales, como hip hop, rock y murga, como parte fundamental de la idiosincrasia uruguaya. En cada país que se hace se adapta un poco a las culturas de ahí”, señala.

La información más detallada de los eventos extramusicales se puede encontrar, con mapa y todo, en la página web del festival, pero, básicamente, habrá un patio de comidas con propuestas que van desde el carrito clásico, con choripán, hamburguesa y chivito, pasando por foodtrucks con pizzas y bocattas, entre otros “platos de autor”, hasta un local de parrilla “gourmet”, con asado, colita, cerdo, molleja, etcétera. Por supuesto, tampoco faltará el espacio dulce, para clavarse un buen postre mientras esperás a tu banda preferida.

Mónica Navarro. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS.
Mónica Navarro. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS.

Además, en la edición de este año habrá un espacio infantil “totalmente equipado para el disfrute de los más chiquitos”. “De la mano de Infantozzi contaremos con talleristas que van a estar participando junto con los chicos en instancias de libre expresión artística. Además se suman juegos y maquillaje artístico para niños en un espacio pensado exclusivamente para ellos. Contaremos con menú infantil y salas de lactancia Tatami para que toda la familia esté cómoda y cuidada”, se señala en la web del evento ‒los niños de hasta tres años entran gratis presentando su cédula de identidad‒. Para el traslado, a la salida del festival habrá líneas especiales de CUTCSA y COPSA con destino a los principales puntos de Canelones y Montevideo.

Vamos las bandas

Pero lo más importante es la grilla. Para hoy se destaca la presencia de Buenos Muchachos (en el escenario Norte a partir de las 18.40), que hace rato dejó de ser una banda del under para ser una de las más destacadas del país fuera de las cuevas bolicheras. Luego será el turno de los experimentados colombianos de Aterciopelados, que mezclan rock con música de raíz latinoamericana.

Pedro Dalton, de Buenos Muchachos. Foto: Juan Manuel Ramos (archivo, diciembre de 2017).
Pedro Dalton, de Buenos Muchachos. Foto: Juan Manuel Ramos (archivo, diciembre de 2017).

A partir de las 21.40, en el escenario Norte, saldrán los locales No Te Va Gustar, que están en plena gira de su último trabajo, el acústico Otras canciones, editado en CD y DVD, y para el Cosquín tendrán la deferencia de enchufar las guitarras eléctricas por única vez en el año. Cuando terminen Emiliano Brancciari y compañía, a las 23.30, harán de las suyas los Babasónicos, y por último, Buitres, una banda que está en un 2019 a pleno, festejando sus 30 décadas al servicio del rock. Por si esto fuera poco, hoy en el escenario Sur se destacará la presencia de Mónica Navarro, la banda paraguaya Kchiporros, La Triple Nelson y Congo.

Mañana en el escenario Sur estarán Tríada, Papina de Palma, La Rikardo Gómez Pedroso, Reytoro, Los Buenos Modales, Sara Hebe, AFC y cerrarán los argentinos de Guasones. Por último, en el escenario Norte mañana se darán cita, entre otros, Cuatro Pesos De Propina, Peyote Asesino, Skay y Los Fakires y La Vela Puerca. Sequeira destaca que la grilla “cumple con los gustos de una amplitud etaria importante”. “Están las bandas consagradas y las que recién están arrancando. Además, se buscó el espacio para la equidad de género. Hicimos bastante hincapié en que las mujeres que participen también estén en un lugar importante de la grilla, además de contar con bandas nacionales y regionales”, dice. Por último, en un año sin Montevideo Rock y cuando el Pilsen Rock ya hace tiempo que quedó en el recuerdo, Sequeira señala que “por suerte Uruguay tiene una escena en la que los festivales y las bandas siguen vigentes, más allá de que un año se haga uno u otro”.

La Triple Nelson. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS.
La Triple Nelson. Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS.

Cosquín Rock en el Ruedo de la Criolla del Parque Roosevelt desde Avenida Giannattasio. Las señalizaciones dicen #CRUY. Las localidades están a la venta por Abitab. Valen $ 1.360 para una sola fecha y el abono para los dos días cuesta $ 2.305. También hay entradas VIP por $ 4.065 ‒para un día‒, que habilitan a un acceso diferenciado, estacionamiento exclusivo gratuito, livings y “zona relax”, además de la posibilidad de entrar a un “deck panorámico con vista preferencial del escenario Norte”.