El dúo cubano de música para niños integrado por Xóchitl Galán y Fito Hernández presentará su último libro-disco, Firmamento, en un espectáculo que integra mapping y visuales en vivo. “Vamos a tocar todas las canciones del disco y lo novedoso es el videomapping en escena. Todas las canciones van a estar acompañadas con las ilustraciones del libro, recreadas en animaciones y proyectadas en pantallas atípicas: hay esferas y pantallas planas con formas diversas. La idea es generar la sensación de que estamos dentro del libro”, cuenta Galán.

Los músicos visitan Montevideo con su música por cuarto año consecutivo, y es el tercero en que se dirigen al público general –el primer año hicieron funciones de extensión escolar y talleres de formación–. Radicados desde hace siete años en Buenos Aires, Argentina, mantienen intacto el lazo con su Cuba natal, a donde siempre vuelven y de cuya tradición musical se nutren. De hecho, Firmamento fue grabado en ambos países y contó con la participación de músicos de la isla y del sur.

“Hay músicos a los que queremos y admiramos muchísimo, importantes músicos cubanos, algunos de ellos integrantes de Buena Vista Social Club o que tocan con Chucho Valdés. Está también la participación de Silvio Rodríguez. La mayoría de las pistas se grabaron en Cuba, con músicos de allá, y en Buenos Aires grabamos nuestras voces, la guitarra, tocaron algunos músicos de acá e hicimos la mezcla”, dice Hernández.

Firmamento salió en 2018 y obtuvo el premio Cubadisco de música para niños y de diseño y estuvo nominado este año a los premios Gardel de música para niños. Como en sus discos anteriores, bucean en el folclore cubano y latinoamericano, en una propuesta que se caracteriza por el tratamiento rítmico de la guitarra de Hernández, por la voz cálida de Galán, el sonido con reminiscencias afro y las letras a un tiempo directas y poéticas.

“La diversidad del público es tremenda, y al mismo tiempo ves cómo en todos esos espacios los niños tienen cosas que son universales en sus reacciones, más allá de la idiosincrasia. La respuesta a lo lúdico, por ejemplo. Hace poquito estuvimos en Colombia y es increíble lo que sucede con la música cubana. Aunque tienen cosas en común, la música colombiana y la cubana tienen otros ritmos, otros instrumentos, y sin embargo hay un hilo que pasa por la emoción: no puedes estar ajeno a eso”, comenta Galán sobre la recepción local. Y Hernández agrega: “La música folclórica en general llega mucho más rápido a todas las edades, a los niños sobre todo. Transmite muy rápido”. “Tiene algo esencial. Es como estar descalzo y sentir la tierra; no sólo la textura, es una energía matriz. Eso pasa con la música folclórica, que nace así. No hay cómo falsear eso”, completa Galán.

Xóchitl Galán y Fito Hernández. Foto: Pablo Vignali
Xóchitl Galán y Fito Hernández. Foto: Pablo Vignali

La propuesta de Dúo Karma conjuga la realización musical, audiovisual y literaria. Sus discos son discos-libros e incluyen las letras de las canciones e ilustraciones. En el caso de Firmamento, las ilustraciones son de Galán: delicadas filigranas coloridas, de trazo fino, inundan de color el firmamento negro que ofrece el fondo donde planetas, árboles, girasoles, un barco, algún pez, un gato que encierra un mundo, una gacela de corazón de ave y el camaleón más verde se codean con una luna creciente llena de vida. Disco y libro dialogan y se complementan.

Por otra parte, han incorporado el audiovisual: “Estrenamos el segundo clip, del tema ‘La luna’, un stop motion hecho a partir de pastas, galletitas, semillas, alimentos. Lo animó Fito a partir de ilustraciones mías”, adelanta Galán sobre el video, que ya puede verse en Youtube.

En esa línea de trabajo, publicaron Big Ben en Pequeño Editor, un libro que se incluyó en la colección Los Duraznos, dedicada a los más pequeños, “para cantar jugando” la canción que le da nombre. Con ese título recibieron el premio Destacado ALIJA 2018. “Fue una sorpresa maravillosa, porque en Argentina hay muchas editoriales para niños e ilustradores de gran experiencia. Que hayan elegido nuestro libro fue muy lindo, fue un impulso para seguir editando. Además, fue un placer trabajar con los amigos de Pequeño Editor, lo hicimos con mucha libertad para crear”, destaca Galán.

Ambos músicos tienen mucha expectativa en cuanto a esta visita a Montevideo. “El público uruguayo es maravilloso, muy cálido, muy cariñoso. Nosotros, que somos cubanos, sentimos que hay muchos puntos de encuentro; en la música, por ejemplo, toda la herencia africana que compartimos. Poder confluir es maravilloso. Creo que por esas dos causas: por lo que nos une y por la sorpresa de la diferencia, es un lindo abrazo”, afirma Galán. Y en tren de encontrar similitudes, agrega: “De verdad que hay algo que te dice que estás en casa, la similitud con La Habana. La rambla es el malecón. La arquitectura, ver el mar, algún tamborcito que suena por ahí de vez en cuando”.

Foto del artículo ''

“Estamos recopilando todos los juegos que a través de los años hemos hecho y con ese material estamos preparando un libro, a propósito de los 20 años del dúo, que reúne las partituras, incluidas las de algunos de los juegos corporales y musicales. Ahora tenemos cinco discos: 20 años es un montón. Nosotros nos sentimos re jovencitos y en el comienzo del camino, pero en realidad hay un trabajo que tenemos organizado y que está bueno editar para seguir en el capítulo dos, en lo que sigue”, comentan sobre sus planes.

Y agregan: “En estos 20 años ha habido muchos viajes, conocimos gente maravillosa, músicos tremendos, y la sensación de que uno sigue siendo un aprendiz es lo mejor. Estamos súper abiertos a que el error se convierta en experiencia y a seguir en camino, no estamos en el final de nada, estamos en el comienzo de la sorpresa. Hacer música hace bien: con todos los dolores de cabeza que te puede dar en algún momento, con todos los desvelos, es una buena elección. 20 años haciendo música para públicos de todas las edades y en distintos lugares del mundo es algo hermoso. Dan ganas de seguir”.