Este sábado, día en que Brasil conmemora un nuevo aniversario del Grito de Ipiranga –la declaración de independencia brasileña de Portugal–, la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) realizará movilizaciones en más de 100 ciudades del país en contra del gobierno de Jair Bolsonaro. Además de reclamar contra los grandes recortes en la educación pública promovidos por el presidente ultraderechista, también están dentro de los motivos de la convocatoria la situación del empleo, la reforma jubilatoria y la política medioambiental.

Según manifestó a la revista Fórum el presidente de la UNE, Iago Montalvão, la expectativa para los actos es grande, más allá de que se trate de la primera manifestación masiva convocada para un fin de semana. Agregó que las convocatorias en las redes sociales para acudir a las manifestaciones vestidos de negro pueden ser masivas en muchos lugares del país.

Montalvão comentó que la idea de vestirse de negro surgió como respuesta al pedido de Bolsonaro, que alentó a los brasileños a lucir este sábado los colores de la bandera nacional. “Me parece que va a ser una jornada muy linda y desde el punto de vista visual, nosotros vamos a exaltar el verde y el amarillo pero también el negro, como forma de manifestar nuestra indignación”, agregó el dirigente estudiantil.

Las movilizaciones también contarán con el apoyo de otras organizaciones, como la Unión Brasileña de Estudiantes Secundarios y la Asociación Nacional de Posgraduados. Más allá de las cuestiones estrictamente relacionadas con las políticas educativas impulsadas por el ministerio que encabeza Abraham Weintraub, la negligencia de la administración de Bolsonaro en relación con la Amazonia será otro de los puntos centrales de las movilizaciones.

“Este es un gobierno que está haciendo las cosas mal, que cuando debería poner el foco en la educación no lo está haciendo. Por los recortes en el presupuesto las universidades federales están a punto de quedar paralizadas, entonces el futuro de nuestro país, de nuestra ciencia, de nuestra producción, está siendo totalmente entregado”, sentenció Montalvão.

Solo 29% de los brasileños apoya a Bolsonaro

El apoyo a Jair Bolsonaro está lejos del 55% de los votos que lo llevaron a la presidencia de Brasil en las elecciones de noviembre de 2018. Según los resultados de la encuesta mensual del instituto Datafolha, de julio a agosto el rechazo al presidente pasó de 33% a 38%, mientras que su aprobación cayó de 33% a 29%. El sondeo publicado el lunes por _Folha de São Paulo_ concluye además que 44% de los brasileños no confía en la palabra de Bolsonaro, 36% lo hace a veces, y 19%, siempre.