En ciudades de más de un centenar de países se exhibieron ayer carteles que advertían que “No hay plan B” ni “planeta B” ante el calentamiento global. Los manifestantes que los portaban eran en su mayoría jóvenes, que salieron a las calles en todos los continentes durante la jornada de paro y movilizaciones denominada Global Climate Strike (huelga global por el clima), convocada para reclamar a los gobiernos que actúen para frenar el avance del cambio climático.

La protesta tenía el propósito de incidir en la Cumbre de Acción Climática de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que comienza el lunes en Nueva York y continúa hasta el viernes. Las movilizaciones se extenderán asimismo durante toda la semana.

Una de las personas que las lideraron ayer en Nueva York fue la activista de 16 años Greta Thunberg, que hace un año comenzó las protestas frente al Parlamento sueco y los paros estudiantiles que dieron origen al movimiento Fridays for Future, una de las más de 50 organizaciones que participaron en las movilizaciones de ayer.

Manifestación del "Friday for Future" en Munich,  el 20 de septiembre de 2019, como parte de un día de acción climática global. Foto: Christof Stache, AFP.
Manifestación del "Friday for Future" en Munich, el 20 de septiembre de 2019, como parte de un día de acción climática global. Foto: Christof Stache, AFP.

De acuerdo con Thunberg, se convocaron 4.638 actividades en 139 países en el marco de esta protesta. El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que se necesitan medidas ante el cambio climático y que “millones de personas en todo el mundo” las reclamaron ayer. También la agencia de noticias Efe informó que participaron millones de personas, que la protesta se extendió por más de 150 países, y que las mayores movilizaciones fueron las australianas, que convocaron a 300.000 personas, superando incluso el número de manifestantes que salieron a la calle en Nueva York, unos 250.000. En algunos casos, los activistas pararon ayer, y en otros lo harán el viernes, cuando termina el encuentro de la ONU.

Las escenas de jóvenes con pancartas y consignas en defensa del planeta se repetían ayer en ciudades muy distantes entre sí, de Nigeria, Alemania, Brasil, Australia, Pakistán. También en Uruguay se convocó una manifestación en la Plaza Independencia. En México reclamaron que se declare una situación de “amenaza nacional” por el calentamiento global, y en Ecuador, de “emergencia climática”. En Estados Unidos las movilizaciones se organizaron en casi un millar de localidades para pedir que “dejen de quemar nuestro futuro” y avisar que “nuestra casa está en llamas”.