Álvaro Díaz Maynard - la diaria:

El respeto al disenso en la Udelar

Firmé a favor de la candidatura de Roberto Markarian porque comparto su estilo, sus énfasis y propuestas, y conozco su vasta experiencia universitaria y su capacidad de gestión. Pero esto no supone desconocer los méritos y valores del profesor Rico, ni atribuirle pensamientos o intenciones que caricaturicen y desacrediten sus convicciones. En ese marco, decir que Markarian es academicista o elitista provoca en el mejor de los casos risa.

No callar

Cuba ha tenido una influencia capital sobre la política regional de los últimos cincuenta años. Más gravitante en las primeras tres décadas de su existencia y en franco declive en las dos siguientes. Fue motor de rebeldía, de reclamo ante las injusticias, de oposición a los atropellos imperiales, de impulso a políticas de fuerte impacto social y logros sustantivos en áreas claves, como la salud, y de una vitalidad política para aprobar y descalificar como, posiblemente, no haya habido otra en la media centuria transcurrida.