Saltar a contenido
Público presente aplaude en lengua de sordos, el martes, al terminar la actividad en la que se presentaron materiales sobre salud en lenguaje de señas. · Foto: Pablo Nogueira

Al alcance de la mano

Silencio. María Emilia se para al frente del estrado. Comienza a mover las manos. Las aproxima, las combina, las separa. Se entiende que está utilizando la lengua de señas. Sigue el silencio. Los gestos que utiliza, a algunos, parecen no comunicar. Esos espectadores no decodifican el mensaje. Silencio. Aparece una intérprete. Toma el micrófono y dice: “Esta sensación que ustedes sintieron es la que nosotros sentimos todos los días, por eso es tan importante que cada uno de ustedes interprete este lengua".
Jennifer Clara, de Uruguay, y Durimbo Mutyavariri, de Zimbabue, el sábado, en el estadio Domingo Burgueño Miguel. · Foto: Nicolás Celaya

Abriendo la persiana americana

Con su presidenta, Nair Ackerman, a la cabeza y con el impulso que intenta darle FIFA, el fútbol femenino está en una etapa de afianzar un proceso de selecciones que el año pasado tuvo como hecho muy destacado la participación en un Mundial. Entre lo que resta de 2013 y 2014 habrá tres competencias oficiales para los distintos combinados de mujeres. Se intenta seguir un camino claro, con un grupo de futbolistas que, a pesar del escaso apoyo general con el que cuentan, le meten para adelante.

Como un grito

Todo empezó como una respuesta a una situación particular adversa a algunas jugadoras de fútbol. El compromiso por buscar mejores situaciones y desarrollar el deporte desde dentro con actitud propositiva fue el que reunió a las primeras 50 socias. A casi seis meses de creada, la Unión de Futbolistas Amateurs (UFA) prepara su primer audiovisual que dará a conocer a mitad de año con la intención de difundir el fútbol femenino. Además, concentra datos estadísticos de la actividad, evalúa el estado del deporte y trabaja en la creación del nuevo reglamento.