Foto principal del artículo 'Sintep denuncia al colegio Erik Erikson por incumplimientos laborales y por colocar cámaras en salones de clase'

Sintep denuncia al colegio Erik Erikson por incumplimientos laborales y por colocar cámaras en salones de clase

Dos ex trabajadoras del colegio y liceo Erik Erikson presentaron, con el respaldo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep), una denuncia ante la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) por varios incumplimientos laborales. Para el dirigente sindical Sergio Sommaruga, responsable de Asuntos Laborales del Sintep, la institución es emblemática para explicar “el cambio de matriz” que ha tenido la educación privada en las últimas dos décadas.
Maestro comunitario en la escuela 262 Clemente Estable, en el barrio Bella Italia. Foto: Santiago Mazzarovich

Cosas que pasan

Que los aprendizajes sean a partir de las necesidades e intereses del niño; que una clase se pueda dar en un salón, en la huerta, en una plaza o en una casa; que niños de distintas edades compartan las actividades, más allá del año que están cursando en la escuela; que las familias sean un “aliado pedagógico” y que se trabaje en contacto con otros actores del barrio, en contacto con la comunidad. Esas premisas no son parte de una reforma educativa en el exterior o una experiencia alternativa puntual, sino que son algunas de las pautas que guían el trabajo de 546 docentes que integran el Programa de Maestros Comunitarios (PMC), un programa educativo que cumplió 11 años y que se plantea caminar hacia la escuela comunitaria.
Roberto Markarian en el Consejo Directivo Central de la Universidad de la República.
Foto: Mauricio Kühne (archivo, noviembre de 2015)

CDC universitario comenzará a discutir hoy si inscribe la obra del Clínicas en el procedimiento de PPP

Desde que el gobierno respondió, en julio, que rechazaba la propuesta universitaria para financiar la reforma del Hospital de Clínicas (consistente en la exoneración parcial y por diez años de los aportes patronales que paga la Universidad de la República -Udelar-), los distintos órdenes y algunas facultades han comenzado a discutir si aceptan o no el único camino que el Poder Ejecutivo dejó sobre la mesa: la posibilidad de hacer la obra mediante un contrato de participación público-privada (PPP).