Saltar a contenido
Foto principal del artículo 'Marcianitos asesinos'

Marcianitos asesinos

El 31 de enero de 2012, Cheng Rong-Yu se sentó ante una computadora en un cibercafé de Taipéi para jugar a un videojuego online. Así pasó 23 horas, intercalando con el juego momentos en que, tras poner en pausa su desarrollo, dormía algunos minutos frente al monitor. Pero eventualmente una de esas siestas brevísimas se demoró un poco más. Y más, y más, hasta que, (recién) nueve horas más tarde, un empleado del cibercafé se propuso despertarlo. Pero Cheng Rong-Yu había muerto.
Mujer bajando una escalera, de
Bernhard Schlink. Anagrama, 2016.
243 páginas

El pintor, el millonario, su mujer y su amante

Hasta más o menos la mitad, lo más interesante de Mujer bajando una escalera (en alemán Die Frau auf der Treppe, de 2014), la última novela de Bernard Schlink (nacido en Bielefeld, Alemania, en 1944), es la estupidez de su narrador y protagonista; después (evidentemente no voy a dar detalles de cómo y por qué, para no spoilear), en el tramo final del libro, ese interés migra hacia la voz de Irene, el personaje femenino central.

Momentos Foster Wallace

Habrá quien recuerde que David Foster Wallace (1962-2008) pasó buena parte de su adolescencia jugando tenis, y que La broma infinita (1996), su obra maestra, está centrada en una academia de tenis para jóvenes y niños. Leyendo Todas las historias de amor son historias de fantasmas, la biografía de Wallace publicada por DT Max en 2012, descubrimos que el joven David jugaba un tenis racionalizado, que le gustaba “calcular ángulos y tener en cuenta la velocidad del viento”.
Foto principal del artículo 'Extraños en el domo'

Extraños en el domo

Hasta la aparición de The Peripheral en 2014, las novelas de William Gibson parecían haber fijado un curso de colisión con el presente. En los años 80, tanto Neuromante (1984) como Conde Cero (1986) y Mona Lisa acelerada (1988) compartían con la ciencia ficción prospectiva el despliegue de un futuro detallado, en aquel momento algo así como 40 o 50 años hacia adelante, en el que la realidad virtual y las conexiones neuroquímicas mente-computadora habrían de ser moneda corriente.