Saltar a contenido
Foto principal del artículo 'Voces e imágenes'

Voces e imágenes

The Gouster

Reediciones de Bowie con un eslabón perdido

Acaso lo más cerca que estuvo David Bowie de repetir una fórmula de un álbum al siguiente fue entre The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars (1972) y Aladdin Sane (1973). Por supuesto que hay diferencias y variantes entre esos discos, y la inclusión del pianista Mike Garson no es la menor de ellas, pero entre Aladdin y Ziggy el glam rock se mantiene como el centro estético de la propuesta.
La madriguera, de Milton Fornaro.
Alfaguara, 549 páginas.

El detective y el mal

Dadá, el cambio radical del siglo XX,
de Jed Rasula. Anagrama, 2016.
455 páginas.

Dadá manda

Las cosas que perdimos en el fuego,
de Mariana Enríquez, Anagrama,
2016. 197 páginas.

Era un placer quemar

“Las cosas que perdimos en el fuego”, el último libro de relatos de Mariana Enríquez, descubre dos cuentos que se perfilan con claridad y justifican con creces la compra del libro.
Jorge Luis Borges, 1979. Foto: Ulf Andersen, Afp

Procedimientos

Tengo para mí -y no creo estar diciendo algo especialmente original- que El factor Borges, de Nicolás Heft y Alan Pauls (2000), está entre los mejores libros jamás escritos sobre la obra de Jorge Luis Borges, de cuya muerte se cumplieron 30 años el martes 14. De sus nueve ensayos o capítulos, vale siempre la pena volver al séptimo, “Segunda mano”, en el que Pauls moviliza la noción de “manipular contextos” como un elemento esencial de la escritura borgesiana.
Ruido blanco 4, cuentos de ciencia
ficción uruguaya, de Enrique
Amorim, Álvaro Aparicio, Enrique
Ardito, Miguel Arocena, Álvaro
Bonanata, Andrés Capelán, Tatiana
Carsen, Teresa Díaz, Pablo Dobrinin,
Ángel Elgue, Carlos María Federici,
Marcos Ibarra, Jorge Majfud, Mónica
Marchesky, Leo Maslíah, Alan
Miranda, Álvaro Morales Collazo,
Gonzalo Palermo, Álvaro Pandiani,
Víctor Raggio y Leonardo Rossiello.
Ediciones MM/Tecnológica,
2016. 249 páginas.

Haciendo ruido

Esta última edición de "Ruido blanco" moviliza figuras “de la cultura", o gente más -digamos- visible. Así, este número incluye una contraportada de Pablo Silva Olazábal y un prólogo de Rodolfo Santullo, mientras que el anterior contaba con uno de Elvio Gandolfo. Esa suerte de “pacto” con lugares más tradicionales de la literatura uruguaya ha sido visible en la inclusión de un cuento de Felisberto Hernández en el número 3, y uno de Enrique Amorim en este 4; gestos más que legibles, por cierto, y no por eso menos desconcertantes.

Detalles sórdidos a continuación

Frédéric Beigbeder se las arregló para escribir un libro entretenido y con no pocas páginas sorprendentes. "Oona y Salinger" juega a la biografía novelada, a la autobiografía (en la tradición del ensayo que nos cuenta por qué a su autor le interesa el tema en cuestión) y a la reflexión sobre la guerra en Europa.