Saltar a contenido

Indignación

Me tienen muy indignado la reacciones corporativas y de algunos políticos ante los procedimientos de la señora jueza en Crimen Organizado Adriana de los Santos y el Fiscal Juan Gómez contra el Royal Bank of Canadá (RBC) -que no es un banco-. Opino desde la dimensión ética que tiene este asunto. ¿En qué quedamos? ¿Nos rasgamos las vestiduras por “los planchas y fumetas”, los cuales no tienen voz y terminan siempre como los culpables del drama? Llenan las cárceles. ¿Mandamos a nuestros policías, los honestos (porque a los corruptos los están corriendo), al frente, y luego nos lamentamos por la estabilidad bancaria que supondría que esta manga de delincuentes se fuera del país?