Saltar a contenido

Stephanie Demirdjian

Pedro Pablo Kuczynski, candidato presidencial de Peruanos por el Kambio, el domingo, en Lima, Perú. • Foto: Martín Bernetti, Afp

Parecido no es lo mismo

El recuento oficial de votos en Perú confirmaba ayer lo que pronosticaban las encuestas de boca de urna el domingo: la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, se enfrentará en segunda vuelta al candidato a la presidencia de Peruanos por el Kambio, Pedro Pablo Kuczynski. Los resultados ratificaron, además, que el fujimorismo sigue teniendo peso en el país y que la izquierda logró irrumpir en el mapa político gracias a la candidatura de Verónika Mendoza.
Geert Wilders, del Partido por la Libertad de Holanda, en Dordrecht, el 2 de abril. Foto: Remko de Waal, Afp

Extrema Europa

La recesión económica que atraviesa Europa, la crisis de los refugiados, la amenaza del terrorismo jihadista y la pérdida de popularidad de los partidos tradicionales son algunas de las causas que dieron impulso en el continente a partidos y movimientos de ultraderecha que suman simpatizantes mediante un discurso nacionalista, xenófobo y euroescéptico. El fenómeno abarca a nuevos y viejos partidos de la ultraderecha europea.
Verónika Mendoza, candidata presidencial de Perú por el partido Frente Amplio, en una rueda de prensa
para presentar a su equipo de gobierno, el 28 de marzo en Lima. Foto: Ernesto Benavides, Afp

Una de dos

La líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, sigue ocupando el primer lugar en las encuestas aunque aparece sin los votos suficientes como para quedarse con la presidencia en primera vuelta. Si esto se confirma en las elecciones del domingo, Fujimori, que sigue intentando despegarse del legado de su padre, tendrá que enfrentarse en balotaje con el candidato que ocupe el segundo lugar. Este puesto se lo disputan, según los últimos sondeos, el conservador Pedro Pablo Kuczynski y la izquierdista Verónika Mendoza.
Ted Cruz y su esposa Heidi durante un acto de campaña en Charleston, Carolina del Sur. Foto: Jim Watson, Afp

Las líneas generales

Faltan menos de ocho meses para las elecciones en Estados Unidos y los resultados de las primarias ya dibujan los posibles escenarios políticos. Mientras la campaña electoral se vuelve cada vez más feroz y, como suele pasar, también cada vez más mediática, candidatos demócratas y republicanos marcaron sus posiciones en temas centrales como la inmigración, la seguridad, la educación y las políticas sociales.

Donde hubo hielo

Desde La Habana, y horas antes de viajar a Argentina, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio un discurso en el que exhortó a los cubanos a ser los agentes de cambio de su sociedad y consideró que deben desarrollar ese papel amparados por una democracia plena. Después, el gobernante se reunió con miembros de la oposición cubana y otros representantes de la sociedad civil para escuchar “la voz del pueblo cubano” y no sólo la del gobierno de Cuba.
Raúl Castro y Barack Obama, ayer, en el Palacio de la Revolución, en La Habana, Cuba. Foto: Nicolás Kamm, Afp

Cambio de pisada

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, reunidos ayer en La Habana, coincidieron en su voluntad de continuar el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas. Para el mandatario cubano, el éxito de este proceso depende en gran medida del levantamiento del bloqueo económico a su país. Según Obama, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas significa, sobre todo, avanzar en la conversación sobre la situación de los derechos humanos en la isla.
Un indígena participa en una protesta para reclamar justicia, ayer, en Tegucigalpa, Honduras. Foto: Orlando Sierra, Afp

El grito de la tierra

El activismo en defensa del medioambiente y de los derechos de las comunidades indígenas ha costado en Honduras múltiples amenazas, intimidaciones y asesinatos. Las comunidades involucradas responsabilizan por estos hechos tanto a las grandes empresas que explotan los recursos naturales como al Estado hondureño y a otras estructuras de poder que los alientan y amparan.
Hillary Clinton en West Palm Beach, Florida. Foto: Justin Sullivan, Afp

Cuestión de números

El último “supermartes” consolidó a Hillary Clinton como la candidata favorita en el Partido Demócrata. En los cinco estados que votaron logró una amplia ventaja sobre su oponente, el senador Bernie Sanders. En las primarias del Partido Republicano los moderados triunfos de Donald Trump en cuatro de los cinco estados en disputa motivaron que el senador de Florida, Marco Rubio, renunciara a su candidatura, pero también animaron a otro aspirante, Ted Cruz, a pensar que todavía puede derrotar al millonario. Además, Trump perdió en Ohio, el primer estado en el que ganó el gobernador John Kasich, que se quedó con los 66 delegados en juego.
Donald Trump, candidato presidencial republicano, durante un acto de campaña en la Universidad
Lenoir-Rhyne, ayer, en Carolina del Norte. Foto: Sean Raimundo, Afp

Todo o nada

Las primarias de hoy, en las que votarán cinco estados, podrían funcionar como bisagra a ocho meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Para los demócratas, porque determinarán si el senador de Vermont Bernie Sanders puede o no alcanzar a Hillary Clinton, que se mantiene como la favorita a pesar del avance de su rival en las últimas votaciones. Del lado republicano, se podrán evaluar los esfuerzos de la maquinaria del partido, que en las últimas semanas intenta frenar el impulso de Donald Trump.

El odio como motor

En los últimos meses, Mar del Plata se convirtió en escenario de reiterados actos violentos y de intimidación por parte de grupos neonazis contra activistas de derechos humanos, homosexuales, travestis y extranjeros. Aunque estas bandas operan hace seis años o más en el balneario argentino, los ataques se volvieron más frecuentes a partir de octubre. Organizaciones sociales sostienen que este resurgimiento está vinculado con la elección de Carlos Arroyo como intendente de General Pueyrredón, municipalidad que incluye a Mar de Plata, por los lazos que mantiene con un cabecilla neonazi. Mientras tanto, las esvásticas en las paredes se renuevan.
Un partidario de Hillary Clinton asiste a una manifestación posterior al supermartes, ayer, en Nueva York. Foto: Jewel Samad, Afp

Los que aguanten

La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump fueron los triunfadores del “supermartes” y se consolidaron como los favoritos para competir en noviembre por la presidencia de Estados Unidos. Sin embargo, en las primarias demócratas, el senador de Vermont, Bernie Sanders, tuvo más apoyo del que preveían las encuestas, y entre los republicanos se destacó también el senador de Texas Ted Cruz.
Julio Guzmán, candidato presidencial por el partido Todos por el Perú, en una ceremonia de pago
a la tierra, el miércoles, en la ciudad inca de Cusco, Perú. Foto: Efe, s/d de Autor

Todos a la derecha

Keiko Fujimori se mantiene como la favorita entre los candidatos a la presidencia de Perú, aunque el rápido ascenso de Julio Guzmán -que quedó habilitado para competir tras sortear algunas trabas burocráticas- pone en peligro su victoria en primera vuelta, según muestran los últimos sondeos. A casi dos meses de las elecciones, la campaña electoral se ve minada de denuncias por corrupción.
Manifestación de apoyo al líder opositor venezolano Leopoldo López, el sábado, en Caracas, Venezuela. • Foto: Miguel Gutiérrez, Efe

Todo lo que falta

Un repaso de la situación de los derechos humanos en 160 países, en los años 2014 y 2015, presentado por Amnistía Internacional (AI), muestra que a pesar de los avances en la región, hubo fuertes retrocesos. El documento también señala que, en Paraguay, los pueblos indígenas siguen sin tener acceso a sus tierras ancestrales, y brinda un panorama de lo que todavía queda por hacer en países como Argentina, España o Venezuela.
Jocelerme Privert durante la sesión del Parlamento haitiano para elegir a un presidente interino,
el sábado, en Puerto Príncipe, Haití. Foto: Héctor Retamal, Afp

A corto plazo

Jocelerme Privert, que dirigió el Senado de Haití este último mes, será el presidente de ese país. Su mandato terminará tras la segunda vuelta electoral, que será el 24 de abril. En menos de 100 días Privert tiene que encauzar el proceso electoral, lo que el ex presidente Michel Martelly no pudo hacer en un año, y recuperar la confianza de un país que reclama una democracia transparente.
Michel Martelly, ex presidente de Haití, saluda a los diputados, ayer, en el Parlamento haitiano. Foto: Héctor Retamal, Afp

Que pase el que sigue

El presidente de Haití, Michel Martelly, abandonó ayer el poder y el país quedó acéfalo al no tener definido quién será su sucesor. Durante el fin de semana, el ahora ex mandatario y el Poder Legislativo firmaron un acuerdo para llenar el vacío político que provoca el final del mandato, que incluye la formación de un gobierno de transición que deberá organizar la segunda vuelta de las elecciones para el 24 de abril.
Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia, ayer, en una cafetería en Manchester,
New Hampshire (Estados Unidos).Foto: Justin Sullivan, Afp

Despegaron

Los resultados de las elecciones primarias en el estado de Iowa, que el lunes abrieron el calendario electoral en Estados Unidos, permitieron a los precandidatos republicanos y demócratas vislumbrar, en mayor o menor medida, lo que serán las elecciones en los 49 estados que votarán en los próximos seis meses.