Sexto año de la escuela 319, República Popular China, del barrio Casavalle, haciendo Microorganismos Eficientes Nativos (MEN). Foto: Andrés Cuenca

Pequeños grandes microorganismos

Un acercamiento al proyecto Entre Bichitos, impulsado por alumnos y maestros de la Escuela 319 del barrio Casavalle
Beatriz Garat y Álvaro Mombrú. Foto: Nicolás Celaya

La hora del diálogo

El Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (Pedeciba) tiene casi 30 años. Desde sus comienzos, los pocos investigadores que lo fundaron visualizaron un futuro en el que el conocimiento se volcara a la sociedad. Para emprender el viaje hacia el puente que conecta a la academia con empresas, innovación y mercado, fue necesario consolidar antes una masa crítica de científicos de primer nivel que empujaran la frontera del conocimiento. Ahora, la apuesta por cruzar ese puente se ve reflejada en la creación de un nuevo cargo, que se encargará específicamente de articular la comunidad académica con los sectores productivos y de servicios. Con esa excusa, hablamos con los directores del Pedeciba, Álvaro Mombrú y Beatriz Garat.
Judith Sutz. / Foto: Sandro Pereyra

Otras fugas

"Frente a problemas complejos, necesitamos ciencia de primera línea, la mejor ciencia disponible, porque los problemas sociales son infinitamente complejos", sintetizó Judith Sutz, coordinadora académica de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC) de la Universidad de la República (Udelar). Estimó que en Uruguay 80% de los investigadores trabajan en el sector público; opinó que esas dificultades para insertarse en el ámbito privado reflejan un "tipo de estructura productiva" y advirtió del "incremento de jóvenes con talento que no pueden quedarse dentro de la Udelar".