Francisco Álvez Francese - la diaria:

Vivir en serie

Netflix marca el tiempo. Es hora de dormir, despídete. Hasta mañana. Delinea el fragmento y disfruta porque conoce las debilidades del hombre: seguir la huella, leer, seguir la trama. La curiosidad roja que nos levanta, que nos lleva dos pasos más allá a estirar los brazos, a presionar la ansiosa llamada. Y vuelve a empezar, siempre. El rito de nuestra consumición, de nuestra desaparición.
La imaginación invisible, de Eduardo
Espina. Seix Barral, Montevideo. 352
páginas.

La caza del snark

"La imaginación invisible" comienza con un estudio crítico y termina con otro. Queda enmarcada así la antología entre dos abordajes teóricos, el prólogo de Jacobo Sefamí y el posfacio de Randolph D Pope, que ponen de relieve un elemento principal: la dureza, la dificultad que presenta al lector una obra que rehúye la interpretación, que escapa como una rana de la mano que busca abarcarla, cazarla. La comparación puede ser con el snark, también. El snark, fruto de la tormentosa imaginación de Lewis Carroll, es un escurridizo animal inimaginable, cuyo nombre es mitad serpiente y mitad tiburón, pero cuyas diversas descripciones no concuerdan con esa etimología; resulta una figura apropiada por su triple condición de huidizo, ambiguo, mitológico. Así, la obra de Espina propone una búsqueda, una persecución, en la que el sentido no es siempre la presa y el cazador es, a menudo, cazado.

Paraíso perdido

No concede Martín Lasalt, pintor y escritor ganador (con este libro) del premio Narradores de la Banda Oriental, al ornamento (si entendemos ornamento por el decorado fútil, “embellecimiento” de las cosas). Su poética es la de lo directo, lo certero, la búsqueda de las palabras claras.

El espejo secreto

"El gusano de seda", además de divertir, sorprende por el equilibrio entre lo que pretende y lo que logra. No por la destreza literaria de la autora ni por la trama. No sorprende por la imaginación descarnada y florida de Robert Galbraith (seudónimo de JK Rowling), que, después de todo, no deja de ser Rowling con disfraz.
La terrible presión de la nada,
de Jaime Clara. Seix Barral,
Montevideo. 182 páginas.

Narrar la nada

Escrito a lo largo de 20 años, "La terrible presión de la nada" es un libro desparejo. Los primeros cuentos son cansinos -aunque breves-, presentan personajes estereotipados y no agregan realmente nada nuevo al paradigma. La segunda mitad tiene una contundencia mayor; los textos se interrelacionan, dando la idea de unidad que niegan los primeros. Jaime Clara mira bien, sabe fijar su atención en detalles que profundizan la verosimilitud, pero falla, casi siempre, en el conjunto.

De otros sitios

Desde la eficaz portada diseñada por Maca (Gustavo Wojciechowski) -una equis roja formada por las dos palabras del título-, “Extranjera/Stranger” se muestra escrita desde un “afuera”. Su pertenencia o su no pertenencia a nuestra lengua es el motor de búsqueda, de una voz que dice soñar en español, pero que siempre se está yendo.
Aldo Mazzucchelli. Foto: Santiago Mazzarovich

Esquirlas del sujeto moderno

Aldo Mazzucchelli es una voz distinta en la ocasional monotonía de la intelectualidad uruguaya; poeta, periodista y profesor grado 5 de la Universidad de Stanford, se trata de una voz independiente capaz de opinar con autoridad sobre temas tan diversos como la FIFA, José Mujica o la falacia original del posestructuralismo, desde puntos de vista tan poco frecuentes como provocativos.
Poesía 1, de Roberto Appratto.
Montevideo, Yaugurú, 2015. 192
páginas.

Releer el mundo

"Poesía 1", que reúne los primeros cinco libros de poesía de Roberto Appratto describe, de algún modo, una evolución. Como si nos preparara para la consumación poética que es "Cuerpos en pose", parece desarrollarse como preparación para el libro en prosa, editado en 1994.
Retratos de bellos y de bestias.
Homenaje a Jean Genet, de Suleika
Ibáñez. Montevideo, Irrupciones,
2014. 152 páginas.

Lo normal es lo más raro

El grupo editor Irrupciones reeditó, a fines de 2014, los primeros libros de Suleika Ibáñez "Homenaje a Jean Genet (Nuestra señora de las flores)", de 1989, y "Retratos de bellos y de bestias", de 1990, en un volumen. Lamentablemente, al contrario que en otras obras de rescate , esta edición parece bastante descuidada, con errores de tipeo y un muy insuficiente prólogo a cargo de Mónica Cardoso.
Alabanza, de Alberto Olmos.
Random House, Barcelona, 2014.
384 páginas.

El único lector

Alberto Olmos busca (en la era de la dispersión, del fragmento) crear una novela compleja, unitaria, densa. "Alabanza" es la historia, en primer lugar, de una huida, de una evasión. Sus personajes, Sebastian y Claudia, se escapan de la ciudad para pasar un verano en un pueblito de unos 20 habitantes, sin acceso a internet. El conocido interés de Olmos por el mundo tecnológico tiene su primer choque frente a esta cláusula. En el pueblo sin internet, en la novela sin internet, es posible la literatura.

En pocas palabras

Alberto Olmos presentará "Alabanza", su última novela, hoy a las 19.00 en el Centro Cultural de España. Para aprovechar mejor esta visita, la diaria lo entrevistó vía email.
Expo 58, de Jonathan Coe.
Anagrama, Barcelona, 2015. 310
páginas.

El límite de la ficción

"Expo 58" puede leerse de muy distintas maneras. Su autor, Jonathan Coe, ha admitido la influencia que en él ejercieron las novelas de Kingsley Amis, las películas de Alfred Hitchcock (en especial "La dama desaparece", de 1938) y el cine cómico británico de los 40 y los 50. También es manifiesto su interés por la música.