Un David sin honda pero cargado de whisky

Goliath, uno de los mejores secretos del servicio de streaming de Amazon

La Ley de Los Ángeles

Bosch, policial destacado de Amazon Prime

La venganza de los bullies

Cobra Kai toma la posta de Karate Kid

Dentro de poco tiempo, en una galaxia muy cercana

The Expanse, nuevo clásico de la ciencia ficción política

CSI Siglo XIX

"El alienista", reversión de una novela exitosa

La nada blanca

The Terror: una de las series de terror más importantes en lo que va del siglo XXI

Fuera de género

Posiblemente no sea el primer nombre que acude a la mente a la hora de hablar de literatura de género o historieta uruguaya. Sin embargo, pocos pueden compararse con el escritor, guionista y dibujante Carlos María Federici en cuanto a cantidad de material producido, traducciones y ediciones en el extranjero.

De España para el mundo

No se puede decir que la historieta extranjera haya llegado con facilidad a Uruguay. A fines de los 80 y principios de los 90, el camino eran saldos que llegaban a quioscos y librerías de usado, y luego comenzaron a aparecer en lugares especializados a precios prohibitivos. Así, nuestra perspectiva del género está bastante distanciada de la idea de un lenguaje masivo y de fácil acceso. Aquí, los lectores de historieta nacen de varias maneras: con las revistas de superhéroes cuyas sagas completan con paciencia sobrehumana recorriendo Tristán Narvaja; con libros de Astérix o Lucky Lucke que llegaban a las librerías normales camuflados como material infantil; con las feamente coloreadas Nippur o D’Artagnan en cualquier mesa de canje; con mangas de colección cuya compra terminaba igualando el producto bruto de Ruanda.