Saltar a contenido
Los jugadores de Nacional, ayer, tras el gol de Mario Regueiro a Danubio en el Parque Central.  · Foto: Pablo Nogueira

Gracias, Tata dios

A falta de cinco minutos Nacional consiguió la ventaja para asegurarse tres puntos fundamentales, de cara al partido clásico, en una frenética disputa por ganar la tabla anual. El luchadísimo gol de González fue una postal del fútbol tricolor sobre el verde del Parque Central: ganas, más ganas y poco juego.
Antonio Pacheco, ayer, tras convertir el primer gol de Peñarol ante Defensor Sporting, en el estadio Centenario.  · Foto: Javier Calvelo

Dos por uno

¿Qué puede decirse de un partido que se define en el último minuto? En éste se sumaron penales, gol anulado, gol en contra, fallos arbitrales discutidísimos, invictos en juego y récords a batir. Sobrados condimentos para tirar dentro de una caldera sulfurada de gente, que vibró hasta el éxtasis, condensado en un instante de gloria para unos y de desconsuelo para otros. 3-2 para el recuerdo, para batir otro récord y para liderar en ambas tablas.
Antonio Pacheco, tras convertir el primer gol de Peñarol ante Central Español, ayer, en el estadio Centenario.  · Foto: Pablo Nogueira

La pista del ocho

Peñarol volvió a jugar con su rival al ritmo que más le gusta. Apuró a Central al influjo de su fútbol vertiginoso y terminó por marearlo para asestarle en cuatro minutos los dos goles que prontamente liquidaron el partido. Pacheco fue nuevamente el comodín del ganador, anotando los dos goles que fueron muestra del momento idílico que el 8 vive con el fútbol.
Antonio Pacheco, Sergio Orteman y Gerardo Alcoba, ayer, tras el segundo gol de Peñarol ante Racing, en el Estadio Centenario.  · Foto: Pablo Nogueira

Al fin solos

Peñarol tomó la punta del Clausura y empieza a soñar con el fin de un largo período sin copas.
Emiliano Alfaro, ayer, tras convertir el segundo gol de Liverpool ante Cerro en Belvedere.  · Foto: Pablo Nogueira

Liverpunk

El equipo de Favaro sigue rebelándose contra los pronósticos del establishment, que priorizan la chance de otros clubes a la hora de pensar en un campeón para el Apertura. Jugando buen fútbol masticó el partido con solvencia, y justo en el mejor momento del rival apuntó los dos goles con que ratificó su condición de líder del torneo.