Iglesia de San Carlos en Viena (Adolf Hitler, 1919).

Postales nazis

La subasta de un puñado de acuarelas, supuestamente pintadas por Adolf Hitler en los años 10 del siglo pasado, generó casi medio millón de dólares. Como cereza, las obras fueron vendidas en Núremberg, la misma ciudad donde entre 1945 y 1946 se habían celebrado los juicios a los criminales nazis.
Chorra, de Sylvia Meyer.

Mirando hacia atrás con juicio

Clio Bugel, modelando su Linda y fatal, parece evitar escrupulosamente la complacencia y la ilusión atadas a ese sentimiento y dirige firmemente la selección de obras y artistas hacia una cancelación del “ornato”, hacia la austeridad y el minimalismo, vale decir, en contraposición a la lectura e interpretación más habitual de la nostalgia, la romántica (tanto en sentido de movimiento artístico como de postura degradada de masa).
Foto principal del artículo 'Éste es el futuro, dijo el pasado'

Éste es el futuro, dijo el pasado

No se puede cuestionar el valor seminal y premonitorio de "Les Immatériaux", a partir del título (que quedó así luego de pasar por varios “tentativos”: “Creación y nuevos materiales”, “Materia y creación”, “La materia y sus estados”, entre ellos): ¿hay algo más actual en la discusión sobre nuestra era que la inmaterialidad? Pero además, entre otras cosas, la muestra legitimó la figura de un curador que, desde otra disciplina, puede “manipular” artefactos para crear erudición, habilitó la extrema intelectualización del arte -campo con frecuencia más conexo, a nivel popular, con la esfera emocional-, e impulsó el uso sistemático de recursos tecnológicos (por ejemplo, los sonidos y las pantallas) en el ámbito museístico, ahora moneda corriente.
Eduardo Stupía. Galería Xippas
(Bartolomé Mitre 1395). Hasta el 30
de junio.

Dramaturgia de lo abstracto

El argentino Eduardo Stupía es un peso pesado de la pintura actual (inolvidable su enorme y rorschachiano Paisaje en la pasada Bienal de Montevideo) y posee una larga trayectoria cuya punta es quizá su participación en la Bienal de San Pablo de 2012, inventiva, maestría y alta reconocibilidad: sus intricados laberintos de trazos y manchas en blanco y negro son difíciles de atribuir a otros.
Estudios fotográficos, imagen
publicitaria en el siglo XIX. Ministerio
de Transporte y Obras Públicas, sala
Carlos Federico Sáez (Rincón 575).
Hasta el 30 de mayo.

La reproducción y su revés

“Estudios fotográficos, imagen publicitaria en el siglo XIX.” Ministerio de Transporte y Obras Públicas, sala Carlos Federico Sáez (Rincón 575). Hasta el 30 de mayo.
La vida después de la vida, de Pablo Atchugarry, en el Mercado de Traiano.

¡Buongiorno, Uruguay!

Uruguay estará presente en la Expo de Milan. Es uno de los 145 países que animarán esta enésima exposición universal (una enormidad, aunque habrá ausencias embarazosas como las de India, Australia, Turquía y Suecia): según el Facebook oficial, el pabellón uruguayo -785 metros cuadrados de “tecnologías de vanguardia, aplicación de robótica, video mapping dinámico, parlantes de ultrasonido”- a mediados de abril seguía “creciendo”. El espacio albergará una creación de Pablo Atchugarry, "La vida después de la vida", imponente escultura de cinco metros de altura, más pedestal, tallada en madera de olivo -específicamente un árbol de 800 años que el artista encontró en un vivero-, esculpida para la ocasión.
Liliana Porter. Foto: Pablo Vignali

Las contradicciones diarias

Luego de que pasara mucho tiempo desde su último personal en Uruguay, la renombrada artista argentina Liliana Porter vuelve con “Selección de obra temprana y una reflexión desde el presente”, inaugurada la semana pasada en el Museo Nacional de Artes Visuales. Sobre su idea de realidad, su obra y otros asuntos artísticos y no, Porter habló con la diaria.
Ghierra Intendente. Foto: s/d de Autor

Sin elección

Creo que no es ningún disparate decir que Alfredo Ghierra es el artista que cuenta con más apariciones mediáticas concentradas en las últimas semanas. ¿La razón? Ghierra por segunda vez -la primera fue en 2010, pero parecería que en esta ocasión lo está haciendo con más contundencia- se postula (falsamente) a ser intendente de Montevideo en una especie de performance a largo plazo.
Horror pleni: demasiado lleno,
demasiado ruido. Curador Alejandro
Luperca Morales. Espacio de Arte
Contemporáneo (Arenal Grande
1930). Hasta el 24 de mayo de 2015.

Quitando quitando

Bienvenida, entonces, la reflexión -aunque, por cierto, no resolutoria- que desata la muestra "Horror pleni: demasiado lleno, demasiado ruido", curada por el mexicano Alejandro "Luperca" Morales, que se expone en el sótano del Espacio de Arte Contemporáneo: trabajos de cinco artistas latinoamericanos, producidos en los últimos cinco años, que reflexionan sobre esa “colosal saturación de imágenes donde el exceso de estímulos visuales y auditivos deviene una anestésica del sentido”.
Retratos contemporáneos
o panorama actual de una
subjetividad fragmentada. Subte
Municipal (Plaza Fabini s/n). Hasta
el 29 de marzo.

Frente, perfil y mucho más

Desde que Plinio el Viejo, hace casi dos milenios, teorizó sobre las funciones básicas del retrato -conmemorativa, celebrativa y didáctica- se han escrito miles y miles de páginas sobre el tema: ampliadas, expandidas hasta cubrir cada estación intermedia entre las tres predisposiciones, parecen, sin embargo, categorías todavía vigentes. No asombra, por ende, que también en este recorrido de retratistas contemporáneos uruguayos que propone la muestra del Subte las funciones plinianas se puedan hallar cómodamente.
Alberto Burri. Foto: Aurelio Améndola

Sin caer en saco roto

Una gran cantidad de eventos festejarán en este incipiente 2015 los 100 años de del nacimiento del italiano Alberto Burri. El carrusel de celebraciones ya empezó a finales del año pasado con la curiosa muestra Rivisitazione: Burri incontra Piero della Francesca en el Museo de Sansepolcro, y culminará en octubre en el Guggenheim de Nueva York, donde se montará la retrospectiva más completa hasta la fecha. En el medio se prevén otras muestras en Italia, una conferencia internacional, la publicación del catálogo general de su obra y el estreno de un documental.
Margaret Whyte en el Museo Figari. Foto: Sandro Pereyra

Audacia mullida

Es cierto que las criaturas mórbidas que conforman algunas de las piezas más notables de la artista se alejan rápidas, ya a un primer vistazo, del carácter indistinto de una buena porción del campo escultórico uruguayo: amén de una calibración perfecta de sus elementos tonales y morfológicos que estimulan en el espectador una rara mezcla de rechazo y empatía, especie de juguetes rabiosos. Para probarlo es suficiente subir al flamante primer piso del Museo Figari. la diaria le preguntó a Whyte sobre su formación, su obra y sobre la obtención del Premio Figari.
Platería Oriental. Signos surrealistas
en el país de Lautréamont. Curador
Fernando Loustaunau. Museo de
Artes Decorativas, Palacio Taranco
(25 de Mayo 376)

Plata desde la tacita de plata

"Platería Oriental. Signos surrealistas en el país de Lautréamont”, se trata de unas treinta y tantas piezas expuestas en seis vitrinas, distribuidas en tres salitas del Museo de Artes Decorativas Palacio Taranco: números reducidos que crean una atmósfera de rarefacción sin duda atractiva.
Sáez. Autorretrato.

Adiós adiós adiós, Academia, adiós...

“Todo me inspira indiferencia, odio y aversión, todo lo que veo en estos momentos y me desprecio a mí mismo por mi poca suerte!”. Estas frases han sido extrapoladas de una carta que Julio Herrera y Reissig le escribió a la novia, Julieta de la Fuente, en 1904 desde Buenos Aires: resumen morrocotudamente todo el esprit del dandy finisecular provinciano, más resistente aun que el megalopolense. Ahora bien, observando el admirable retrato del amigo Juan Carlos Muñoz que Carlos Federico Sáez pinta en 1897, ¿cómo resistir la tentación de visualizarlas y colocarlas, en distendido baloon imaginario, al lado de ese vencido muchacho “untado” sobre la gran silla fina, justo ahí donde el joven artista ha dejado un vacío pictórico que multiplica el vacío existencial de su modelo?

Panteón cargado

La doble ocasión de la muestra y el libro que la “acompaña” (en realidad más nutrido, en número, que la exposición) "Me Río de la Plata (creadores desde aquí hacia el mundo)", de Fermín Hontou, mejor conocido como Ombú, abre la posibilidad de repensar un poco la caricatura, un género que todos tenemos tan claro en la cabeza que resulta, en realidad, un poco ofuscado o que por lo menos se da por “sentado”.
Janaina Tschäpe. Foto: Santiago Mazzarovich

La naturaleza recobrada

Reconocida internacionalmente, con varias muestras personales en importantes museos de todo el mundo y recientemente incluida en el cuarto volumen Art Now! de Taschen -cuyo eslogan de presentación recita “si hoy es hot en el mundo del arte, está en este libro”-, la alemana-brasileña Janaina Tschäpe está presentando, por primera vez en Montevideo, una exhibición en la Galería Xippas. Tschäpe, que vive entre Nueva York y Río de Janeiro, charló con la diaria de su formación y de su relación con la naturaleza y con un ámbito artístico predominantemente masculino.
Rosa Olivares en el Centro Cultural de España. / Foto: Sandro Pereyra

De enfermedades y curadores

Recientemente estuvo en Montevideo Rosa Olivares, destacada y combativa crítica de arte española, quien dirige cuatro publicaciones: Exit Imagen & Cultura, Exit Book, Exit Express y Fluor. En el Centro Cultural de España (CCE) dio una charla sobre curaduría y dirigió el seminario “Curadores: un oficio, una obsesión, una mentira”, cuya culminación será una muestra organizada por los mismos participantes, que se armará próximamente. Con ella la diaria habló de algunos engranajes de la máquina arte.

Recuerdos de procesos grupales

“Mnemoexploración” podría ser un neologismo para definir, en un preliminar acercamiento, el reciente libro de May Puchet "Octaedro. Los otros. Axioma. Relecturas del arte conceptual en el Uruguay durante la dictadura (1973-1985)". El juego con la memoria y contra la haraganería y la superficialidad con que se olvidan experiencias sustanciales (no en sentido universal, que no existe, sino más bien acotado, restringido, específico) que se saben tales, pero se vuelven cada vez más difusas hasta perderse, es el esqueleto que sostiene los músculos de este estudio.