Guilherme de Alencar Pinto - la diaria:

Revelaciones y mentiras

Algo de lo que hubo en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires.

Otras miradas sobre el 35º Festival Internacional de Cine

No disponemos de estadísticas, pero es notorio que en este 35º Festival Internacional de Cine hay mucha más gente en las salas que en las ediciones previas, y con ello algo del sabor de los festivales de las décadas de 1980 y 1990 (incluso alguna fila para entrar, encuentros fortuitos con otros espectadores asiduos con los que se puede intercambiar ideas y dar y recibir recomendaciones, circulación de energía cinéfila en la ciudad).

Robot con raza

La Mayor es una cyborg: su cerebro humano habita un cuerpo cibernético superpoderoso. Por algún motivo, cada vez que sale a dar pelea se saca la ropa, algo que será bienvenido por cualquiera con un mínimo de voyeurismo, dado que el rol es interpretado por Scarlett Johansson, aunque se trata de un cuerpo medio plástico, sin genitales ni pezones. La acción se desarrolla unas pocas décadas adelante en el futuro, en una megalópolis no especificada.

Símbolos de autoafirmación

Claro que es espantoso que vayas en auto con tu marido, padre de tus hijos, y que de pronto su cabeza explote a pocos centímetros de la tuya, y que su muerte violenta y repentina signifique no sólo que perdiste un ser querido, quedando viuda y madre sola, sino que además te tenés que buscar otro lugar para vivir en pocos días y cambiar de ocupación (“ocupación” en este caso son las tareas de primera dama). Es un buen disparador para una película dramática, triste.

El mal mayor

Esta película fue realizada por la joven y pujante productora Legendary, la misma de Godzilla (2014). Los espectadores tenaces que se queden hasta el final se encontrarán con una escena después de los créditos que insinúa que la historia continuará y que involucrará a otros monstruos. Quienes sean cultores de los daikaiju -películas japonesas de monstruos gigantes- reconocerán las referencias a Godzilla, Mothra, Ghidrah y Rodan.

Episodios bíblicos en versión evangelista brasileña

En los años 50 y 60 del siglo XX, las telenovelas brasileñas solían basarse en temas internacionales (Sangre y arena, El sheik de Agadir, El puente de los suspiros), hasta que en 1969 el director Walter Avancini (1935-2001) fue pionero en la realización de otras con ambientación contemporánea y espíritu juvenil, hizo varias de las mejores de todos los tiempos, y de pronto el tipo anterior pasó a ser visto como algo berreta.