Saltar a contenido

Argentina: una semana de miedo

En medio de la tormenta, jerarcas del gobierno de Macri disertaron en el Council of Americas

Panorama de los medios periodísticos en Argentina

El gobierno despide a 40% de la agencia Télam en la misma semana en que aprueba la fusión de Clarín con Telecom

La encerrona de Macri

Los anuncios de ajustes del presidente argentino son cada vez más frecuentes e intensos. De la oferta de la revolución de la alegría pasó a proclamar sangre, sudor y lágrimas. La sospecha, por ahora moderada, de que nada será suficiente acerca los peores fantasmas del pasado.

La receta ortodoxa

Los nubarrones económicos complican al gobierno de Macri. A las protestas por los recortes en las jubilaciones y los aumentos de las tarifas se sumó una tormenta financiera: esta semana, una acentuada fuga de divisas socavó las reservas y el dólar entró en zona inestable. Lejos de los globos amarillos y la “revolución de la alegría”, el macrismo apela a sus reflejos instintivos para evitar el colapso.
Pasada la mitad de su mandato, Mauricio Macri navegaba sobre resultados económicos modestos pero previsibles. Con poco, gracias a un amplio margen para seguir tomando deuda externa y al limbo del peronismo, sus estrategas se animaban a celebrar por anticipado la reelección el año que viene. El comienzo de 2018 desbarató el tablero. El recorte en jubilaciones y los renovados aumentos de tarifas aceleraron las protestas. A la resistencia a más ajustes se sumó una tormenta financiera. La acentuada fuga de divisas socavó las reservas y el dólar entró en zona inestable. Al cierre de una semana frenética, Macri gasta su bala de plata con la receta en la que más cree: el giro ortodoxo.

Un gerente de mano dura

El gobierno de Macri y su giro (in)esperado: desde el marketing desideologizado al punitivismo extremo

¿Quién es Marcelo Balcedo?

Las múltiples facetas del sindicalista argentino detenido esta semana en Playa Verde