Saltar a contenido

Ciencia

Departamento de Genética y Laboratorio y Cuarto de Cultivo, del Instituto Clemente Estable. Foto: Pablo Vignali (archivo, mayo de 2017)

¿Nos quedamos sin saber?

Fondo de la ANII calificó de "excelentes" 110 proyectos científicos, pero puede financiar sólo 29; jerarcas del organismo "muy preocupados" por escasez de recursos
La opinión es unánime: la ciencia es importante a la hora de aumentar el valor agregado y distribuir mejor la riqueza. En la última campaña electoral, por ejemplo, todos los candidatos, incluyendo el actual presidente Tabaré Vázquez, se comprometieron a que la inversión en investigación y desarrollo (I+D) llegaría a 1% del PBI al final de esta administración pero esa promesa difícilmente se cumpla. Este año se creó una Secretaría de Ciencia en la órbita de Presidencia, pero aún no hay secretario designado ni presupuesto. En este marco, la noticia cayó como un balde de agua fría entre la comunidad científica: el fondo Clemente Estable para ciencias básicas de la ANII calificó como “excelentes” a 110 proyectos de investigación, pero cuenta con recursos para financiar apenas 29, o sea que las otras 81 quedarán por el camino. La reacción fue inmediata: el presidente de la Academia Nacional de Ciencias, Rafael Radi, concluyo que se trata de un nivel de financiación “paupérrimo”. “Esto fue un asesinato. Creo que estamos transitando por un camino muy peligroso en el que puede llegar a haber un enfrentamiento importante de la comunidad científica con el gobierno”, advirtió.
Alumnos de las escuelas rurales 6 de Sauce Chico, 83 de Colonia Rubio y 108 de Paso Fialho, que presentaron un proyecto sobre “La casa del futuro”, organizado por Salto Grande. Foto: s/d de autor

Pichones energéticos

Escolares de Salto diseñaron “La casa del futuro”, en base al uso responsable de la energía eléctrica y los recursos naturales
Vladimir Pérez, profesor visitante, en el observatorio del liceo 58 Mario Benedetti. Foto: Alessandro Maradei

Al infinito

El liceo 58 de Bella Italia inauguró un observatorio astronómico para los estudiantes y la comunidad
Foto: Pablo Vignali

Memoria sin ruido

Con Sebastián Bugna, un ingeniero que lucha por preservar el cine del devastador paso del tiempo