opinión

Dínamo

Ilustración: Ramiro Alonso

Por una política criminal de izquierda

El debate sobre la seguridad es político y es ideológico. Es político en un sentido general, porque tiene que ver con la política criminal del Estado, es decir, uno de los aspectos de la política (así como hay una política económica, también hay una política criminal). Es ideológico porque la cuestión de la seguridad nos remite a un sistema de creencias o ideas acerca de una cuestión determinada. Desde este ángulo, resulta pertinente preguntarse si es posible encarar este debate en el marco de las coordenadas “izquierda-derecha”. ¿Es posible hablar de una política criminal de izquierda y una de derecha? ¿Es útil plantear el debate en estos términos?

Seguridad, cultura y ciudad

Un shock de ciudad y políticas urbanas en el área metropolitana de Montevideo y una apuesta al desarrollo de políticas de cultura ciudadana son dos factores claves -y aún pendientes- de una estrategia de seguridad y convivencia.

Socialdemocracia, pero de la buena

Quizás el único experimento exitoso de redistribución de ingresos a gran escala compatible con el logro de altas tasas de crecimiento y elevado bienestar ha sido el ensayado por los partidos socialdemócratas en los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia). Los logros obtenidos por este grupo de economías pequeñas y abiertas resultan intrigantes.

No es “lo que hay, valor”: pensar el socialismo desde la historia

El siglo XX registra diferentes ensayos de socialismo. Es probable que sus fracasos o mutaciones no siempre generen la necesaria identificación afectiva como para citarlos en pos de “invitar” al socialismo. Pero desde una perspectiva histórica resulta al menos necesario tener en cuenta qué pasó (y qué pasa) con esos socialismos, para aprender, no repetir, ser creativos y también humildes a la hora de proponerse pensar el socialismo de cara al futuro.